Nacional / Resultado electoral

Mucho amarillo y mucha bronca

Mucho amarillo y mucha bronca
Por

Las elecciones dieron como ganador a Cambiemos; Cristina fue derrotada en la Provincia de Buenos Aires, Massa y Randazzocayeron en la grieta y el FIT logró hacer una buena elección, llegando al millón doscientos mil votos, ubicándose como principal alternativa electoral de independencia de clase.

El macrismo ganó en 13 provincias, logrando un 40% a nivel nacional. Gano en Córdoba, Mendoza, Santa Fe y en Buenos Aires, donde superó a Cristina por 4%. En Capital Federal,Carrio se impuso con un 51%, dejando muy atrás a Filmus con un 21% de votos.

En Salta, donde el peronista Urtubey había ganado en las PASO, ganó Cambiemos, dándole un duro golpe al salteño que se postulaba como alternativa de recambio en el peronismo.Además, Cambiemos ganó en Chaco y Formosa donde había perdido en las PASO. El Peronismo se quedó con 8 provincias, de las cuales solo Río Negro y Tierra del Fuego fueron victorias claramente kirchneristas.

Massa perdió votos que se fueron a Macri principalmente y algo a Cristina. Randazzo también perdió votos. El FIT por su parte logró 1.200.000 votos superando los números obtenidos en las PASO, conquistando bancas a nivel nacional, provincial y municipal.

Con estos resultados, Cambiemos se convertiría en la primer minoría en el Congreso con 107 diputados, y pasaría a tener 23 senadores.

Estos resultados indican que el Gobierno sale bien parado de las elecciones, y ya afila los colmillos para saltarle al cuello a los trabajadores con reformas laborales, previsionales, aumentos de tarifas, etc. Sin embargo, el fortalecimiento electoral, no significa luz verde para avanzar con el ajuste.

El triunfo del gobierno

¿Por qué ganó Macri?Es la pregunta que se están haciendo miles de argentinos. No pretendemos responder de manera acabada a esta pregunta, pero queremos dar algunas primeras conclusiones.

Macriganó por muchas cosas. Estados Unidos lo banca, los medios le han hecho campaña a mas no poder, las multinacionales y la burguesía lo bancan, un sector importante de la clase media acomodada lo banca, y un sector de trabajadores también, cree que con Macri vamos a estar mejor que con Cristina, o por lo menos, no quieren que vuelva. El factor económico también jugó un rol importante. Según el INDEC el PBI creció 2,4 % en los últimos ocho meses.El Gobierno promueve el crédito y parte de la deuda que toma la utiliza para hacer algunas obras públicas, sobre todo en época electoral. Sin embargo esto se da a costa de un déficit de la balanza comercial que ya llega a 5200 millones de dólares, y un aumento descomunal de la deuda externa que ya supera los 285 mil millones de dólares con una creciente desigualdad social.

Pero, además de la cuestión económica y la ruptura con el kirchnerismo, creemos que Macri se ha fortalecido principalmente por las traiciones de las conducciones sindicales y por las traiciones de los dirigentes kirchneristas.

Macri se fortalece por las traiciones de la CGT, CTA y Cristina

Macri hoy se siente fuerte para avanzar con el aumento de la nafta, para anunciar aumento de gas, de luz, para avanzar en la reforma tributaria, laboral, previsional, educativa, etc, porque durante estos dos añosla CGT, la CTA y la conducción kirchnerista mantuvieron la gobernabilidad a costa de las luchas. La clase obrera ha sido traicionada desde sus propias centrales sindicales y los partidos en los que confía.

No hubo paro nacional después del realizado el 6 de abril, y después de la movilización del 22 de septiembre porque Daer, Acuña, Schmid, incluso Moyano y Palazzo que agitan el paro, le pusieron freno. Cristina también puso freno antes de las elecciones y llamo a “reventar las urnas”.

Crece la polarización social

Atrás de los votos hay un profundo proceso de polarización social. Macri sale fortalecido de las elecciones, pero del otro lado de la vereda somos miles y miles los que queremos enfrentarlo.

Un sector mayoritario de trabajadores y de la juventud no quiere a Macri, no quiere las reformas, no quiere los despidos, no apoya el plan neoliberal de Cambiemos, no quiere mas endeudamiento, ni quiere tarifazos. Más de la mitad de la población no quiere al gobierno y su plan. En estos dos años de gobierno hemos salido a la calle a enfrentarlo, a pesar de las traiciones de la CGT, la CTA y los dirigentes K.

Del otro lado, frente a esos miles de trabajadores que queremos enfrentar a Macri están los que apoyan a Macri y su plan. No son el 40% que lo votó, un gran porcentaje de sus votos está compuesto por los grandes empresarios y sectores importantes de clase media.

En ese 40% también hay trabajadores confundidos, que no quieren a Cristina, y votan a Macri, pero no porque quieren más ajuste, ni porque apoyan el plan pro imperialista, pro patronal y antiobrero de Macri.

Esa es la polarización que hay, que se expresa de manera distorsionada en las elecciones. La pelea no es solo por el voto, es entre el Gobierno que quiere avanzar con su plan y los trabajadores y el pueblo que lo enfrentan.

En ese escenario, las elecciones expresan también la ruptura con el kirchnerismo de miles de personas que sufrieron el ajuste durante su gobierno y sobre todo, la falta de una alternativa fuerte y clara al macrismo que no sea Cristina.

 

La derrota de todos los sectores peronistas

Las elecciones del FIT

ENLACES DE INTERÉS

PSTU Belgrano 3315, Ciudad Autónoma de Buenos Aires (CP: 1210) - (011) 4861-4780 - contacto@pstu.com.ar - www.pstu.com.ar