NO PUEDE FALTAR COMIDA EN NINGUN HOGAR

Escrito por pstu

24 abril, 2020

En un país donde se producen alimentos para 400 millones de personas, es inadmisible que haya hambre en nuestros hogares. El Gobierno dice que está haciendo todo lo posible para sobrellevar la situación, pero ¿es realmente así? ¿No se podría hacer más? 

Desde el PSTU sostenemos que es posible combatir realmente el hambre, si se deja de privilegiar la ganancia capitalista, por sobre nuestras vidas.  Pero eso no lo lograremos por la propia voluntad de los empresarios,  ni  lamentablemente ni  del Gobierno, que por más que habla de la vida y la salud poco hace en realidad y se cuida de tocar en profundidad los intereses patronales.

 La organización y solidaridad obrera y popular es lo único que nos podrá salvar. Por eso proponemos organizarnos en cada barrio para exigir al Gobierno que deje de darnos migajas, que se distribuya una canasta de alimentos básica (que incluya frutas, verduras y carnes) para todas y todos. Eso se podría garantizar si se obliga a las empresas alimenticias (que crecieron un 3,2% en este periodo de crisis) a otorgar como mínimo un 20% de su producción en forma gratuita mientras dure la pandemia. De manera similar, los grandes supermercados (que se llenan de plata con esta situación) deben otorgar en forma gratuita bolsones de alimentos.

El Gobierno tiene instrumentos legales que se está negando a utilizar, como la Ley de Abastecimiento, aprobada en 1974 y modificada en 2014: “La Ley de Abastecimiento básicamente le permite al Gobierno hacer todo en una empresa. Por un plazo de hasta 180 días, puede intervenir una firma, obligarla a producir una cantidad determinada de productos, fijar precio y establecer márgenes de ganancias, entre otras cuestiones. Se consideran infracciones incrementar precios “artificial o injustificadamente” de una manera no proporcional al aumento de costos, revaluar existencias sin autorización, acaparar mercadería o materias primas, crear instancias de intermediación en una cadena de valor que no se considere justificado, negar la venta de bienes o de prestar un servicio, destruir mercadería, entre otros.”(1) ¿Cómo no aplicar esta ley en la crítica situación sanitaria y alimenticia en la que estamos? Mientras miles fueron detenidos por violar la cuarentena, no hay ningún castigo para los empresarios que especulan con el hambre del pueblo trabajador. 

Para dar estas peleas no podemos permitir que la asistencia y la distribución de ayuda alimentaria siga en mano de los punteros del Gobierno. Tenemos que organizarnos entre todos los vecinos y vecinas, formar comités con representantes elegidos entre todos y todas, para tomar esta lucha en nuestras manos. Exijamos al gobierno de los Fernández, a los supermercados y a las cientos de organizaciones sociales que hay en cada barrio que dejen de administrar la miseria y se pongan a pelear por lo que nos corresponde. 

 

(1) https://www.ambito.com/economia/ley-abastecimiento/el-gobierno-planea-aplicar-la-ley-abastecimiento-evitar-faltantes-las-gondolas-n5089068

 

23 de Abril de 2020.-

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Escrito por pstu

24 abril, 2020

Artículos relacionados

LA UNIDAD DE OCUPADOS Y DESOCUPADOS POR UN NUEVO ARGENTINAZO

LA UNIDAD DE OCUPADOS Y DESOCUPADOS POR UN NUEVO ARGENTINAZO

Los movimientos sociales volvieron a tomar un rol protagónico en la escena política argentina. En los primeros meses del año más de cuatro mil piquetes dejaron en evidencia la desocupación y la pobreza. Frente a esto, Javier Milei lanzó el “Movimiento Antipiquetero...

GUZMÁN SE FUE, EL FMI SIGUE

GUZMÁN SE FUE, EL FMI SIGUE

Finalmente, Martín Guzmán renunció de forma sorpresiva. Fue sorpresivo no porque no estuviese profundamente cuestionado en la pelea interna del Frente de Todos, sino porque esa situación era así desde hace meses, y que ya parecía parte del panorama.  La crisis...

DEFENDAMOS LA RAMA INICIAL

DEFENDAMOS LA RAMA INICIAL

La Educación Pública en la provincia de Buenos Aires está viviendo una crisis fenomenal, como producto de años de fracasadas reformas educativas, sumado a la pandemia del Covid-19, la excusa que dio el marco perfecto para aplicar el brutal ajuste que tenían pendiente...