40 AÑOS DE LA LIT-CI: NUESTRA CORRIENTE Y UNA HISTORIA DE INTERNACIONALISMO

Escrito por Pablo Bordón

7 diciembre, 2022

En este 2022, que va llegando a su fin, se están cumpliendo 40 años de la fundación de la Liga Internacional de los Trabajadores (Cuarta Internacional), de la cual el PSTU es parte. Desde el Sitio Web de la LIT-CI se está llevando adelante un “especial” sobre el tema, presentando la historia, el programa, las polémicas, nuestras bases fundamentales y el presente de la organización internacional fundada por Nahuel Moreno, sitio que desde estas páginas, invitamos a visitar y difundir. Como parte de esa conmemoración queremos ubicar la importancia que ha tenido desde un inicio, y desde luego, se sostiene hasta hoy, para nuestra corriente en Argentina, la tarea de ser parte de la construcción del Partido Mundial de la Revolución.

 

 

Seguramente cuanto usted reciba este número de Avanzada Socialista, el compañero que se lo acerque le propondrá que nos ayude colaborando con un Bono por Ucrania. Explicará que estamos en una campaña internacional para continuar enviando ayuda al heroico pueblo ucraniano que viene haciendo retroceder y poniendo en jaque la invasión de Vladimir Putin. Si usted recién nos conoce, puede que lo sorprenda de arranque el pedido; si nos acompaña desde hace un tiempo ya estará acostumbrado a que parte importante de nuestros planteos y campañas tengan que ver con cuestiones que van más allá de las fronteras.   

Que esto sea así no es una casualidad, responde a cómo entendemos las tareas de quienes nos consideramos revolucionarios, de aquellos que queremos terminar con el capitalismo imperialista, un sistema mundial de explotación, que solo puede ser derrotado por la vía de una Revolución Socialista. Revolución que también debe ser mundial, para implantar otro tipo de sistema, al servicio de la clase obrera y los pueblos pobres en todo el mundo, para que termine con el enriquecimiento de unos pocos a costa de la miseria de la mayoría, e incluso con la destrucción del propio planeta, a causa de las irracionales y desmedidas ambiciones capitalistas.

 

ADN internacionalista

 

Nuestro Partido tuvo un rol muy importante en la fundación de la LIT-CI de la cual se cumplen 40 años, pero también en todo el proceso previo que dio lugar al surgimiento de esta. Tal es así que, a los pocos años de que Nahuel Moreno fundara su grupo, bien enraizado en la clase obrera, rápidamente comprendió que ser trotskista era incompatible con cualquier construcción nacional que no estuviera en el marco de una internacional. Ello lo llevó a empezar a meterse en la vida política de la Internacional participando, junto a su grupo, del II Congreso Mundial de la IV Internacional fundada por León Trotsky.

De allí en adelante, nuestro Partido en Argentina, con los diferentes nombres que fue adoptando (ver Del GOM al PSTU), siempre se construyó siendo parte de la vida de la Internacional. Aún durante las diversas crisis y desviaciones que atravesó la IV fundada por Trotsky, ya sea dando la batalla con el revisionismo pablista primero, y luego contra el mandelismo , o siendo parte de la fundación dentro de la IV de la Fracción Bolchevique, agrupamiento que daría origen a la LIT. En cada paso de ese largo camino, Moreno educó a toda una generación de cuadros en el internacionalismo consecuente, tanto como forma de analizar la realidad, como en una comprensión de anteponer la construcción de la organización internacional por sobre toda construcción nacional.

Podríamos decir que si bien la LIT-CI como organización está cumpliendo 40 años, la historia de construcción de nuestro Partido como parte de una corriente internacional tiene ya más de 70. Sin embargo, aún estaríamos teniendo una historia incompleta. Porque la LIT-CI se reivindica parte del proceso histórico iniciado por Marx, Engels, Rosa Luxemburgo, Karl Liebknecht, Lenin y Trotsky por construir la I, la II, la III y la IV Internacional. Particularmente reivindicamos el modelo de la III Internacional, antes de ser degenerada primero y disuelta después por el estalinismo, la lucha dentro de ella de la Oposición de Izquierda por defender su carácter y todo el proceso que culminaría con la fundación de la IV Internacional en 1938.

 

Del GOM al PSTU

Nuestra corriente en Argentina tuvo diferentes nombres en sus casi 80 años de existencia. Las distintas denominaciones fueron respondiendo ya sea a los desafíos políticos del momento, a fusiones y rupturas, como a proscripciones durante regímenes dictatoriales. En una breve síntesis cronológica podríamos decir que fuimos el GOM (Grupo Obrero Marxista) entre 1943 y 1948, luego POR (Partido Obrero Revolucionario) entre 1948 y 1956 (adoptando el nombre público de Federación Bonaerense del Partido Socialista – Revolución Nacional, entre 1954 y 1955), luego Movimiento de Organizaciones Obreras en 1956 y 1957. Entre 1957 y 1965, fuimos conocidos como Palabra Obrera, por el nombre de nuestro periódico. A partir de 1965 adoptamos el nombre de PRT (Partido Revolucionario de los Trabajadores) y PRT “La verdad” (por el nombre de nuestro periódico) después de la ruptura con Roberto Santucho en 1968. Entre 1971 y 1982 nos llamamos PST (Partido Socialista de los Trabajadores), siendo legalmente proscriptos. En 1982 adquirimos el nombre de MAS (Movimiento al Socialismo) hasta 1997, cuando lo que quedaba de ese partido luego de su estallido rompió con la LIT-CI y con la tradición morenista. Después de esa ruptura de 1997, se forma Lucha Socialista y después el FOS (Frente Obrero Socialista) con los militantes que permanecieron en la LIT-CI. En 2011, un proceso de fusión entre el FOS y distintos grupos que tenían un origen común en el morenismo (la COI, Dignidad de Córdoba, FUR de Comodoro Rivadavia) dio lugar a la fundación del actual PSTU-A.

 

La revolución será en todo el mundo, o no será nada

 

En la actualidad es bastante simple de comprender la visión de Lenin sobre la etapa imperialista del capitalismo. Por ejemplo, muchos compañeros trabajan en empresas cuyos capitales son internacionales, o que abarcan varios rubros de la industria. La propia patronal y sus gobiernos utilizan la amenaza ante una huelga de que “así se van a ir las inversiones”, o que necesitan flexibilizar más las condiciones de trabajo (léase aumentar el nivel de explotación) para bajar el costo laboral y que vengan capitales a “generar trabajo”. Así, la misma patronal que explota, por ejemplo, a obreros automotrices, petroleros o mineros en nuestro país, lo hace al mismo tiempo en Brasil, EE. UU. o algún país de Europa o Asia. Esto muestra que el enemigo que enfrentamos actúa a nivel internacional, y al mismo tiempo permite observar que nuestra clase, la obrera, también es internacional.   

Este hecho es importante para buscar la unidad de la clase obrera a nivel internacional contra el enemigo común en las luchas cotidianas. Toda solidaridad internacional obrera, como siempre impulsamos desde el PSTU y la LIT-CI, es de gran ayuda y fortalece las luchas. Los “convoyes” de solidaridad obrera a Ucrania que venimos impulsando son un ejemplo de eso, también lo ha sido la campaña internacional que llevamos adelante exigiendo el cese de la persecución a Sebastián Romero y la libertad a Daniel Ruiz, entre otros innumerables ejemplos.

Pero aún más importante, para quienes luchamos por una salida de fondo, por una Revolución Socialista que termine de una vez y para siempre con las penurias que los trabajadores y el pueblo sufrimos bajo el capitalismo, es comprender que esta revolución debe ser mundial, debe derrotar al enemigo de clase, la burguesía, hasta en el último rincón del planeta. La historia nos muestra tanto que es posible ganar, como que de no continuar el proceso hasta el final terminará en derrota.

Entonces, compañero/a, nuestro “fanatismo” por llevarle todas y cada una de las luchas de la clase obrera en el mundo, por las campañas internacionales, y sobre todo por reivindicar la necesidad de construir un Partido Mundial de la Revolución, responde a esta comprensión, de que la revolución será mundial o no será.   

 

Una Internacional para la revolución

 

Nuestra concepción del tipo de Internacional que es necesario construir responde a la necesidad de la revolución mundial que estamos explicando. En el “Programa de Transición” Trotsky plantea que “…Las condiciones objetivas de la revolución proletaria no sólo están maduras, sino que han empezado a descomponerse. Sin revolución social en un próximo período histórico, la civilización humana está bajo amenaza de ser arrasada por una catástrofe. Todo depende del proletariado, es decir, de su vanguardia revolucionaria. La crisis histórica de la humanidad se reduce a la dirección revolucionaria…”. Hoy la crisis económica mundial, la pandemia, la cruel invasión de Rusia a Ucrania, las terribles inundaciones en Pakistán, las devastadoras sequías en Kenia, los millones de refugiados latinoamericanos que pugnan por entrar a México y a EEUU o los que abandonan África intentando ingresar a Europa huyendo de hambrunas y guerras,  confirman la predicciones de Trotsky. Por eso la tarea de construir ese Partido Mundial es la más importante para los revolucionarios. La reconstrucción, entonces, de la IV Internacional es la estrategia para quienes militamos en la LIT y sus Partidos.

Esa Internacional que debemos reconstruir debe levantar un programa que tenga como centro la Revolución Socialista Mundial, tiene que ser construida en la clase obrera, en sus sectores más oprimidos y explotados, y necesita de un funcionamiento centralista-democrático, como un verdadero Partido para dirigir la revolución.  

Lamentablemente existen otros sectores de izquierda, incluso algunos que se reivindican trotskistas, que no tienen esta visión internacional de la revolución y se construyen como grupos nacionales aislados. Otros presentan agrupamientos internacionales de diferentes características, ya sea con un “partido madre” que decide todo y tiene grupos afines en algunos países, ya sea con agrupamientos internacionales de tipo federativo donde hay algunas campañas comunes, pero no hay centralismo para la acción ni verdadera democracia interna, o algunos agrupamientos que juntan diversas tendencias sin unidad programática ni de principios. Más allá de las intenciones, todas estas formas de construcción han fracasado en la historia y lo seguirán haciendo, ya sea por la vía de disolverse o de terminar abandonando el programa revolucionario y adaptándose a los regímenes de democracia burguesa. Cualquier ilusión de una construcción nacional aislada, o de organizar una Internacional digitada desde un solo país, no es más que eso, una mera ilusión.  

 

Venga con el PSTU a construir la LIT-CI

 

Compañero/a, estamos conscientes que el camino que proponemos no es fácil, pero también sabemos que es el único que puede conducirnos a terminar con las penurias que nos impone este sistema de hambre, miseria y destrucción. Queremos avanzar en la construcción de una herramienta para solucionar la “crisis histórica” de la humanidad, para dotar a las heroicas luchas de los trabajadores y pueblos del mundo de una dirección revolucionaria mundial que permita llevarlas al único triunfo definitivo posible: la derrota del capitalismo por la vía revolucionaria, con la clase obrera al frente y la implantación del socialismo en todo el planeta.    

Para trabajar juntos por este objetivo lo invitamos a sumarse al PSTU y la LIT-CI, a acompañarnos en nuestras campañas internacionales, como la que ahora llevamos adelante en ayuda de la resistencia ucraniana. Pero sobre todo a construir juntos la herramienta que responda a la necesidad del momento, tal como proclamaban las tesis de fundación de la LIT-CI hace ya 40 años: “…La necesidad absoluta objetiva de la revolución socialista mundial se concreta, se encarna, en la necesidad absoluta subjetiva de una dirección revolucionaria –no burocrática- internacional…”. ¡Hagámoslo juntos!

.

    

 

Visite el especial sobre los 40 años de la LIT-CI

 

El partido mundial es la prioridad número uno del movimiento obrero porque existe una economía y una política mundial a la cual están supeditadas las realidades nacionales […] La existencia de una política mundial es característico del capitalismo y, puesto que se trata de derrocar a éste, se necesita un instrumento acorde con esa realidad y esa tarea […]”. Nahuel Moreno, 1986.

 

https://litci.org/es/40anos/

 

 

Declaración del Secretariado Internacional de la LIT-CI

 

Liga Internacional de los Trabajadores: 40 años construyendo una dirección revolucionaria mundial

 

“…Detrás de la máscara del desarrollo y progreso económico el capitalismo imperialista esconde un sistema en putrefacción que arrastra al conjunto de la humanidad a un abismo de barbarie sin precedentes. Hoy en el mundo 28 millones de niños hombres y mujeres son víctimas de esclavitud en trabajo forzoso. Nunca en la historia de la humanidad hubo tantas personas en condición de esclavitud…

…La necesidad de acabar con el capitalismo es evidente, pero el capitalismo no se va a acabar solo, para derrotarlo es necesario un partido mundial, por esto es que el proyecto de la Liga Internacional de los Trabajadores está hoy más vigente que nunca…”

 

Lea la declaración completa:  https://litci.org/es/liga-internacional-de-los-trabajadores-40-anos-construyendo-una-direccion-revolucionaria-mundial/

 

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Escrito por Pablo Bordón

7 diciembre, 2022

Artículos relacionados

LA MATANZA: ¡TIERRA PARA VIVIR! ¡NO A LA REPRESIÓN!

LA MATANZA: ¡TIERRA PARA VIVIR! ¡NO A LA REPRESIÓN!

El derecho a la vivienda es un derecho inalienable de todos los trabajadores y la lucha por tierra para vivir es parte de la lucha de toda la clase trabajadora. Nuestra experiencia histórica nos enseñó que los derechos se conquistan peleando. Si falta comida, hay...

AÑO NUEVO, SUELDO VIEJO

AÑO NUEVO, SUELDO VIEJO

Hemos transitado todo un 2022 con dos problemas latentes: la inflación y por otro la carestía de vida ya que los salarios no alcanzan. Como siempre las patronales y el gobierno nos buscan ajustar a la clase trabajadora, ya sea ocupada, desocupada o jubilada. Porque si...