BASTA DE MUERTES EVITABLES: ¡LEGALIZACIÓN YA!

Escrito por pstu

12 diciembre, 2020

Los abortos en Argentina ocurren, aunque no siempre se reconozcan. En su mayoría se trata de mujeres de clase media o trabajadoras, muchas católicas, con quienes nos cruzamos en la fábrica, el barrio o el colectivo.

Quizás pasaron por situaciones límite, como un embarazo producto de una violación.  O las acorraló la crisis, en que la falta de todo se combina con la pandemia: si llevan adelante el embarazo las despiden o no pueden seguir estudiando, están desocupadas, la pareja “se borró”, un sinfín de problemas que no permiten cuidar de un hije como merece.

La ilegalidad mata              

Interrumpir un embarazo es una decisión difícil.  A veces se cuenta con amigas o familiares que acompañan y ayudan con la plata.

Pero en ocasiones los precios son inaccesibles. El misoprostol, usado en la interrupción temprana de embarazos, costaba hace unos meses entre $5.200 y $8400 (Clarín / Sociedad, 07/08/2020), alrededor del 40% de un sueldo mínimo. Entonces se recurre a curanderas de barrio que usan perejil, agujas de tejer u otros peligrosos métodos caseros.

Un sondeo de Römer y Asociados de 2001 mostraba que 20 de cada 100 mujeres pobres abortan con atención médica, 60 de cada 100 en la clase media y 83 de cada 100 en el sector de mayores recursos.

Son cosas terribles de la clandestinidad. Así se arriesgan la salud. Y así, también, puede llegar la muerte o la cárcel.

Para salvar miles de vidas …

Uruguay es el país con la tasa de mortandad materna más baja de Latinoamérica. El aborto pasó de causar el 37, 5% de las muertes maternas en el período 2001-2005 a solo 8,1% en 2011-2015. En el lapso 2014-2016 se produjo un registro excepcional de 0 muertes por interrupción voluntaria del embarazo. Esos avances se debieron a que, aun con una ley con muchas limitaciones, se legalizó el aborto.

Datos similares se repiten en todos los países donde el acceso a la interrupción voluntaria del embarazo es legal e irrestricto.

En Argentina, se estiman unos 450.000 abortos anuales. Son 56 abortos por hora, casi 1 aborto por minuto, en la ilegalidad. Es claro que la prohibición no impide que se realicen abortos. Cifras oficiales dan unas 100 muertes al año debidas a abortos clandestinos e inseguros, pero hay subregistro. Son la primera causa de mortandad materna y eso se ha mantenido durante casi cuarenta años de gobiernos radicales, peronistas o macristas: más de 4.000 muertes de mujeres jóvenes y sanas.

Donde el aborto es legal sin restricciones, se registran también menos embarazos no deseados y menos abortos. Es simple: la legalización abre paso a pelear por otras políticas públicas como  educación sexual, anticoncepción, planificación familiar.

… ¡Aborto Legal ya!

La Iglesia Católica, las demás iglesias, sectores conservadores de la sociedad, parte de Cambiemos y del Frente de Todos, se oponen al aborto legal, en nombre de la “defensa de la vida”. ¿Acaso ignoran que la vida puede ser una brutal carga cuando 70% de embarazos adolescentes son no deseados, hay 10 partos de niñas o adolescentes por minuto o 6 de cada 10 niñes son pobres en nuestro país?

La legalización no obliga a practicarse abortos a quienes no lo desean. Tal vez no la quieras para vos, pero eso no significa que tengas que rechazarla. Porque si se lograra, ¡cuánta humillación y violencia se evitaría para otras!

Decidir el momento de tener o no un hijo, debe ser un derecho de toda mujer o persona gestante, sin injerencia del Estado ni las iglesias. Resulta antidemocrático que éstas impongan sus criterios morales a toda la sociedad.

Es una cuestión de salud pública y para las trabajadoras, una reivindicación crucial. Organicémonos y obliguemos a que las organizaciones gremiales y estudiantiles la tomen. Para que la clase obrera pueda planificar su familia. Para que el aborto deje de ser un privilegio y se convierta en un derecho.

Firmá el petitorio
haciendo click en la imagen

junio 2021
L M X J V S D
 123456
78910111213
14151617181920
21222324252627
282930  

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Escrito por pstu

12 diciembre, 2020

Artículos relacionados

3J: ¡ES URGENTE VOLVER A LAS CALLES!

El 3J nace en el 2015, con el grito de “Ni una menos! ¡Vivas nos queremos!” de cientos de miles de mujeres y del pueblo en las calles, buscando ser la voz de aquellas que ya no la tenían. Fue producto de  de meses de bronca ante el aumento de los femicidios y nos dejó...

MUJERES EN PRIMERAS LÍNEAS ENFRENTAN LA VIOLENCIA ESTATAL

El COVID-19 propaga enfermedad y muerte por nuestro continente. Paralelamente, en nombre de salvar la economía - en realidad los opulentos bolsillos de unos pocos - los gobiernos intentan arrebatar a la clase trabajadora y sectores populares los derechos más...

REVOLUCIÓN SOCIALISTA PARA LA LIBERACIÓN FEMENINA

Las mujeres obreras, trabajadoras, desocupadas, nos organizamos y peleamos, enfrentando tanto la miseria como la violencia machista en todo el planeta. Sin embargo, las cifras del horror no ceden. ¿Se puede cambiar esta realidad?, ¿hay ejemplos en los cuales basarse?...