CGT: décadas de traiciones y entregas

Escrito por pstu

3 noviembre, 2016

Con sus idas y vueltas respecto de los gobiernos o las situaciones de turno, los dirigentes de la principal central sindical (y sus divisiones ocasionales) han tenido como centro lo que ellos llaman “garantizar la paz social”. Eso significa, lisa y llanamente, evitar tanto como sea posible que la clase obrera salga a la lucha y derrote los planes patronales e imperialistas de saqueo y explotación. Fue así desde hace décadas, hasta el punto que apoyaron la dictadura militar. Lo mismo vimos desde 1983 a esta parte. Eso dio un salto en la complicidad con el gobierno de Menem, sus privatizaciones, precarización y entrega.
Mientras tanto, los “capos” gremiales fueron corrompiéndose cada vez más -volviéndose, muchos de ellos, empresarios millonarios- y eliminado de las organizaciones todo resto de carácter democrático y de lucha: Persiguiendo a opositores, manipulando congresos, evitando las asambleas, etc. En ese sentido, las múltiples rupturas (y unificaciones) que esta central tuvo no respondieron a la voluntad de los trabajadores afiliados, sino a los acuerdos de los diferentes cabecillas con políticos patronales.
De este modo, y con el doble objetivo de contener las luchas y ensanchar su propio poder y riquezas, los referentes gremiales transformaron a nuestros sindicatos de organizaciones para la defensa de los intereses de todos los trabajadores, en virtuales “emprendimientos privados” de su propiedad.

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Escrito por pstu

3 noviembre, 2016

Artículos relacionados

SACAR CONCLUSIONES DEL 2022, PARA PREPARAR EL 2023

SACAR CONCLUSIONES DEL 2022, PARA PREPARAR EL 2023

2022: luchas obreras y mayor entrega del Gobierno al imperialismo   Ha pasado casi un año con una situación en la que continuó la tendencia de la pandemia, en la que los ricos se hicieron más ricos y los pobres nos fuimos haciendo más pobres. A pesar de las...