CIBERPATRULLAJE, MÁS PALOS PARA QUIENES SUFREN EL AJUSTE

Escrito por Leandro Aznar

10 abril, 2020

Mientras los empresarios siguen despidiendo, suspendiendo y recortando salarios, en las familias trabajadoras se siente todos los días un poco más el hambre, sumado a toda la incertidumbre y pánico que genera esta pandemia.

Hemos visto montones de noticias de empresarios violando la cuarentena, yéndose a la costa o saliendo a pasear, siendo amablemente invitados por las fuerzas de seguridad a regresar a sus domicilios. Recibimos por las redes sociales cientos de videos que dan prueba de la brutalidad con las que estas se manejan en los barrios más humildes (los medios casi no lo muestran). Ayer fuimos testigos de como la policía reprimía una protesta de trabajadores del frigorífico Penta, que solamente querían volver a sus puestos de trabajo. Berni y Kiciloff se desligaron rápido desvinculando a los policías implicados, pero nadie dice quién ordenó la represión.

Y como si esto fuera poco, ahora desde el ministerio de Seguridad de Sabina Frederich admiten que están realizando “ciberpatrullaje”. O sea, están espiando las redes sociales de la gente. Según dicen, el objetivo no es más que medir el “humor social” (o sea, si hay ambiente de saqueos). Llama la atención que, si el objetivo era ese, ya haya 20 allanamientos realizados al momento en que se escribe este artículo.

Vigilar y castigar a los más pobres

El objetivo real del gobierno es preparar el terreno para cuando la situación se caldee. Con decreto o sin decreto, los despidos y suspensiones continúan y también las rebajas salariales. Los 11 mil pesos, además de insuficientes, se hace muy difícil cobrarlos, todo con precios que suben más. Ya sea para garantizar la cuarentena en las ramas no esenciales a las que obligan a trabajar, como por tener las condiciones de seguridad e higiene mínimas en las ramas esenciales, los trabajadores se organizan.

La lógica es atacar los síntomas y no la enfermedad. En vez de castigar a los empresarios que ajustan, que suben precios y fuerzan a sus trabajadores a romper la cuarentena, se preparan para disparar contra quienes defienden su derecho a comer y a vivir dignamente.

El ciberpatrullaje va a ser utilizado para identificar y perseguir a los que, dentro de las limitadas formas que permite esta situación, se organizan contra el hambre y la desidia empresarial, mientras se paga la deuda externa y se le da dinero a los empresarios para que sostengan sus negocios.

Es necesario rechazar esta escalada junto con la militarización que persigue a los más pobres y hace la vista gorda ante los atropellos de los más ricos.

 

10 de Abril de 2020.-

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Escrito por Leandro Aznar

10 abril, 2020

Artículos relacionados

CUTRAL-CÓ: LA VENGANZA DE LAS VÍCTIMAS DEL VACIAMIENTO

CUTRAL-CÓ: LA VENGANZA DE LAS VÍCTIMAS DEL VACIAMIENTO

Un 26 de junio de 1996 (seis años antes de la fecha en que #MaxiYDarío fueron asesinados por el gobierno de Duhalde, Aníbal Férnandez y Solá), el gobernador neuquino Felipe Sapag bajaba a Cutral Có a dialogar con las organizaciones formadas al calor de la lucha, por...

DEBEMOS UNIR LOS CONFLICTOS OBREROS CON PLIEGO COMÚN DE RECLAMOS

DEBEMOS UNIR LOS CONFLICTOS OBREROS CON PLIEGO COMÚN DE RECLAMOS

La carestía de vida afecta a cada hogar en este país, la inflación mensual no da tregua   Mientras las cúpulas de las centrales obreras brillan por su ausencia en los reclamos diarios de recuperar todo lo perdido en estos años, a pesar de ello, se vienen...