Conozca al nuevo presidente de la Cámara electo con votos del PT y el PCdoB

Escrito por pstu

21 julio, 2016

Rodrigo Maia es la vieja nueva cara de la Arena [Alianza Renovadora Nacional] de la dictadura militar.

El nuevo presidente de la Cámara, Rodrigo Maia (DEM-Rio de Janeiro), fue electo en la madrugada del 14/7 con los votos de partidos como el PSDB, el PT y el PCdoB. “Sin la izquierda no vencería estas elecciones”, llegó a decir Maia luego de la votación. Se refería a los votos recibidos de la antigua base del gobierno de Dilma; es bueno que se explique.
Para quien no lo recuerda, el líder del DEM no solo votó a favor del impeachment de Dilma en la Cámara sino que integró la línea de frente de la oposición burguesa que dio apoyo a Temer. O sea, era uno de los líderes del “golpe” tan hablado por el PT y aliados. Pasada la perplejidad y el embarazo de parte de la izquierda que insiste en la tesis del golpe, queda la pregunta: ¿quién es Rodrigo Maia?

Una cara nueva de un partido viejo

Rodrigo Maia entró en la política a través del prefecto Luiz Paulo Conde (PFL) que lo nombró secretario de gobierno en 1996 en Río de Janeiro. (…) cumple ahora su cuarto mandato como diputado federal.
En la era Lula, el entonces PFL [Partido del Frente Liberal], que integraba el gobierno FHC [Fernando Henrique Cardoso] va a la oposición y Maia se torna el vice [segundo] dirigente del PFL. En los años siguientes, el partido se decanta y cambia el nombre por DEM [Demócratas] para intentar una infeliz vuelta de página que lo disociase de la dictadura militar y de los años de FHC (…).
Y es claro que un político no va a llegar a la presidencia de la Cámara sin denuncias de corrupción, ¿no es así? Pues, Rodrigo Maia no escapa a la regla y también aparece en la Lava Jato (corrupción en Petrobras. En el celular del ex presidente de la OAS [1], Léo Pinheiro, aprehendido por la Policía Federal, hay mensajes de Maia pidiendo dinero para el contratista. “¿La donación de 250 va a entrar?”, pregunta el diputado sin más vueltas.
Es de comprenderse, por lo tanto, que el proyecto de reforma política, del cual fue relator, intente dificultar aún más la fiscalización de las donaciones electorales a los partidos. ¿Cómo explicar, por ejemplo, que el BMG, banco protagonista del escándalo del mensalão [2], cuya CPI [Comisión Parlamentaria de Investigación] el diputado integró, haya sido uno de los principales financiadores de su última campaña?

PT y PCdoB resucitan el viejo PFL

Más grave que la biografía de Rodrigo Maia es el resurgimiento del PFL en la vida política del país. El partido, surgido de un brazo del PDS [Partido Democrático Social], sucesor de la Arena, el partido de la dictadura, estaba al borde la extinción en los últimos años, y gana nuevo aliento. Ya comanda el Ministerio de Educación del gobierno de Temer y ahora gana la dirección de la Cámara. Con los votos del PT y del PCdoB.
La política de colaboración de clases, del vale todo parlamentario, y de alianzas con los sectores más retrógrados y reaccionarios llevado a cabo por el PT en los años de gobierno de Lula y Dilma dieron fuerza e impulso al PMDB [Partido del Movimiento Democrático Brasileño] y a figuras como Michel Temer y el propio Eduardo Cunha. Ahora, ayuda a conducir al “golpista” DEM al comando de la Cámara.
Una vez sentado en el sillón dejado por Cunha, Rodrigo Maia ya avisó cuales serán sus prioridades: la Propuesta de Enmienda Constitucional (PEC) que establece un techo para los gastos públicos, y la reforma de la Previsión. No por coincidencia, dos medidas anunciadas por el gobierno de Dilma en el primer semestre de este año.
Así, los votos dados por el PT y el PCdoB al DEM solo escandalizan a quien divide el Congreso Nacional entre “golpistas” y “antigolpistas”. Entre “derecha” y “mal menor”, que sería el PT. En realidad, están todos juntos en torno a un solo golpe, no contra Dilma sino contra la clase trabajadora y nuestros derechos.

¡Fuera Temer! ¡Fuera Todos! ¡Elecciones Generales, ya!

La vergonzosa elección de la Cámara, sin embargo, expresa no solo el papel cumplido por partidos como el PT y el PCdoB. Muestra también una división profunda de la base del gobierno de Temer y una fragilidad que tiende a profundizarse con la inminente caída de Cunha. Como dijo el ahora ex presidente de la Cámara:“Hoy soy yo. Es el efecto Orloff [3]. Ustedes, mañana. No tengo la menor duda”.
Es preciso sacar a Temer, así como a este Congreso Nacional formado por corruptos y estafadores, exigiendo elecciones generales ya, con otras reglas. Pero este país solo va a cambiar de verdad con un gobierno socialista de los trabajadores amparado no en un congreso corrupto sino en consejos formados por los trabajadores en sus propias luchas.

[1] OAS es uno de los mayores conglomerados multinacionales de ingeniería e infraestructura, con capitales privados brasileños y de 20 países en el mundo, que opera en la construcción de carreteras, presas, centrales eléctricas, puertos y aeropuertos [N, de T.].
[2] Mensalão es el nombre que recibió el escándalo de corrupción por mensualidades (sobornos) dadas a varios diputados, en 2005, durante el gobierno de Lula, para que votasen a favor de los proyectos que interesaban al Poder Ejecutivo. [N. de T.].
[3] Efecto Orloff es una metáfora referida a la implementación de planes que en la década de 1980 llevaba a cabo el gobierno argentino y que era copiado poco después por el gobierno brasileño (como el cambio de moneda por el austral en Argentina y el cruzeiro en el Brasil, por ejemplo), y que no dieron buenos resultados en uno ni en otro país. En la época había en el Brasil una publicidad de vodka Orloff que decía que la bebida de buena calidad minimizaba la “resaca” del día siguiente. Un analista brasileño utilizó esta publicidad como una analogía entre los planes económicos argentinos y sus efectos sobre el Brasil, y desde entonces se utiliza este término en el ambiente económico empresarial argentino-brasileño para indicar “el espejo en el cual uno se mira cuando tiene resaca” [N. de T.]


 PSTU lanza precandidatos en capitales del país

Normalmente, las elecciones municipales están marcadas por cuestiones específicas de los barrios y por campañas clientelistas. En tanto, las elecciones de este año se darán en una situación diferente y muy especial.
El país vive la mayor crisis económica de su historia. Son los trabajadores y los sectores populares los que están pagando por ella con enormes sacrificios. Son más de 11 millones de desempleados.
El precio de los alimentos sube todos los días. La renta media de la población cayó un 9% en los últimos tres años; la de los pobres, mucho más.
El gobierno y los patrones planean imponer sacrificios aún peores: aumentar la edad mínima de jubilación a 65 años y retirar derechos laborales y recortar gastos sociales en salud y educación. En tanto, ellos engrosan sus bolsillos con la corrupción y los robos millonarios del dinero público.
Durante muchos años, los trabajadores y el pueblo pobre vieron a los gobiernos del PT como una alternativa para mejorar sus condiciones de vida. Fueron traicionados. El PT se alió a partidos burgueses de derecha como el PMDB, PSD y PP. Se hundió hasta el cuello en el mar de lama de la corrupción, y terminó adoptando medidas contra los trabajadores y el pueblo, que hoy el gobierno Temer trata de continuar.

¿Por qué el PSTU participa en las elecciones?

Nuestro partido es el primero en denunciar que las elecciones son manipuladas por el poder económico. Que los candidatos, inclusive la izquierda oportunista, son financiados por los empresarios y, después, devuelven ese dinero en beneficios. Si eso es así, ¿por qué el PSTU participa?
Lo hacemos para ofrecer una alternativa independiente de los patrones y de los gobiernos, una alternativa de lucha por los derechos de los trabajadores y el pueblo pobre. Nuestros precandidatos tienen una trayectoria de años de compromisos y de honestidad con los trabajadores. No aceptamos dinero de empresas ni de empresarios.
Queremos presentar un programa con propuestas en defensa de los derechos de los trabajadores, empleo, salarios dignos, vivienda, transporte, salud y educación. Queremos que los ricos paguen por la crisis.
Un programa que levante la lucha contra este gobierno y todos los políticos explotadores y corruptos. ¡Fuera Temer y todos ellos! Queremos, principalmente, presentar una opción a todos los trabajadores. Un partido de izquierda que no se vendió ni se corrompió. Un partido socialista que lucha para que los trabajadores gobiernen el país apoyados en Consejos Populares.

 

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Escrito por pstu

21 julio, 2016

Artículos relacionados