Cuba | Por la libertad inmediata para los presos por luchar

Escrito por LIT-CI

6 agosto, 2021

En los últimos días, distintas personalidades, que difícilmente puedan ser acusadas de “proimperialistas” o “gusanas”, han reconocido que existe una fuerte represión desde el gobierno cubano y se pronunciaron por la libertad de los presos y en contra los procesamientos penales. Con el pasar de los días se va dimensionando más claramente el carácter y el alcance de la represión por parte de la dictadura cubana en contra de las legítimas protestas del 11 de julio. Debemos redoblar la campaña contra la represión y por la libertad de todas y todos los detenidos.

Por LIT-CI

 

Los datos

El miércoles 21 pudieron conocerse las penas de prisión para doce arrestados durante las protestas. Diez de ellos fueron condenados a un año de cárcel. Los dos restantes –los únicos que tenían abogado– deberán cumplir pena de 10 meses. Entre ellos está el artista audiovisual Anyelo Troya González, fotógrafo y uno de los productores del videoclip “Patria y Vida”, que se hizo referencia para muchos manifestantes cubanos. Troya fue detenido mientras tomaba fotos de las protestas. Fue acusado por el régimen de promover “desorden público” y condenado a un año de prisión en un juicio sumario, sin abogado defensor, sin presencia de su familia. Ningún familiar tuvo acceso a una copia de la sentencia. Fue una aberración jurídica propia de los peores regímenes dictatoriales del que uno pueda tener conocimiento. Otros presos – la mayoría de ellos jóvenes, fotógrafos, artistas, periodistas independientes, etc.–, están privados de su libertad bajo acusaciones tan arbitrarias como “desacato” o “delitos contra la seguridad del Estado”.

La plataforma cubana El Toque Jurídico declaró que no trata de un caso aislado: “El gobierno cubano ha decidido procesar a cientos de manifestantes pacíficos por la vía de juicios sumarios, un procedimiento que permite juzgar en menos de 20 días a las personas acusadas por delitos cuyo marco sancionador no excede el año de privación de libertad”[1]. En este tipo de procesos, se pasa directamente de la acusación policial, sin mediación de fiscales o abogados, al juicio oral, del que además se desconoce la fecha y hora hasta el último momento. Esto dificulta sobremanera que los acusados puedan contratar abogados o que sus familias puedan estar presentes. Este fue, según su hermano Yuri, el caso de Anyelo: “Llegamos corriendo con el abogado y el juicio ya había concluido. Le juzgaron sin abogado. Había 12 muchachos en el mismo juicio sumario y solo dos tenían abogado porque los padres se enteraron a tiempo”, según recoge la agencia EFE[2].

La organización que citamos explica que se trata de “juicios en los que no es necesario que esté presente ni un fiscal ni un abogado. El sumario es el proceso perfecto para que los acusados, mucho más si son juzgados por ejercitar un derecho constitucional, sean silenciados. No por el hecho de que no puedan hablar, sino porque hacerlo sin el conocimiento especializado o sin la asistencia jurídica de un profesional limita las posibilidades de articular un discurso que coloque su foco en la ilegitimidad de su juzgamiento”[3].

El mismo sitio informa que, a pesar de que las autoridades cubanas niegan la existencia de desaparecidos, hubo cientos de casos de personas que no fueron ubicadas luego de haber sido detenidas ni notificadas de su paradero o de las acusaciones en su contra. Elaborado por diversas iniciativas, existe un listado muy detallado de 665 personas detenidas desde el 11 de julio, de las cuales 37 están desaparecidas y 134 fueron puestas en libertad[4]. En este video, la periodista Cynthia de la Cantera explica al sitio Periodismo de Barrio cómo surgió y cuáles criterios utilizan para confeccionar y actualizar la lista de detenidos y desparecidos[5]. El 21 de julio, el activista cubano Maykel González Vivero, reportero del sitio Tremenda Nota, ya había denunciado que había más de 500 personas detenidas y que menos de cien habían sido liberadas[6]. Estos datos cambian constantemente, puesto que las detenciones no ocurrieron solo durante las protestas. También hay denuncias de cacerías casa por casa en algunos municipios, luego de que la policía identificara algunos rostros por medio de videos publicados en las redes[7].

Entre esos centenares de presos, existen muchos menores de edad. El 19 de julio, la activista cubana Salomé García Bacallao recopiló una lista de nueve arrestados: Amanda Hernández Celaya (17 años), Axel López Ramírez (16 años), Brandon David Becerra (17 años), Christian Batista Valdés (17 años), Giancarlos Alvarez Arriete (17 años), Glenda de la Caridad Marrero Cartaya (15 años), Jonathan Pérez Ramos (16 años), Katherin Acosta (17 años), Leosvani Giménez Guzmán (15 años), Luis Manuel Díaz (16 años), y Yanquier Sardiña Franco (16 años)[8]. Al 24 de julio, según la lista que citamos, supimos que los presos de 18 años o menos son al menos 23, puesto que 10 habían sido puestos en libertad o absueltos.

Entre ellos, el caso de Amanda Hernández Celaya, una estudiante y bailarina que fue detenida por filmar con su celular las protestas, ganó notoriedad. Su madre, Heissy, declaró: “Yo estoy segura que mi hija estaba allí sacando fotos, que fue lo que me dijo. Pero vamos a suponer que ella también gritó. Dime, Dios mío, ¿en cuál de los dos está el delito? ¿En filmar o en gritar, dónde radica el delito? Mi hija no pertenece a ningún grupo de disidencia, no es periodista independiente, nada. Es solo una joven que vive por la danza”[9]. Amanda pasó diez días encarcelada e incomunicada en la temible prisión 100 y Aldabó. El jueves 22 fue sometida a un juicio sumario, pero fue absuelta por falta de pruebas[10]. Sin el revuelo y la solidaridad que desató el caso de Amanda, como declaró la periodista Miriam Celaya y tía de la acusada, “el resultado hubiera sido otro”[11] .

 

La solidaridad

La represión del régimen castrista, con múltiples violaciones de derechos humanos y normas procesales elementales, despertó la solidaridad de importantes personalidades cubanas, que difícilmente podrían ser acusadas de “gusanos” o “mercenarios”.

El cantautor Silvio Rodríguez, un icono de la música de la isla y un defensor de la revolución cubana, pidió amnistía para todos los detenidos a raíz de las protestas del 11-J: “Me pidieron que llamara a alguien y que pida amnistía para todos los presos. Recuerdo la última vez que pedí una amnistía. Fue en la Tribuna Antimperialista. Un segundo antes de subir una autoridad me dijo que no lo dijera. Si no digo eso, no digo nada, respondí. Y pude llegar al micrófono. Y entre otras muchas cosas pedí la libertad de aquella gente con quienes no estaba de acuerdo. Y un par de semanas después (no por mi culpa) 70 vidas fueron libres. No sé cuántos presos habrá ahora, dicen ellos que cientos. Pido lo mismo para los que no fueron violentos y cumplo con la palabra empeñada. Ellos no tienen nada que cumplirme porque nada pedí. Ojalá nunca más se sientan fuera (deseo lanzado al aire)”, escribió[12].

El conocido escritor cubano Leonardo Padura, Premio Nacional de Literatura de Cuba y Premio Princesa de Asturias de las Letras en España, también criticó la represión de la cúpula castrista: “Para convencer y calmar a esos desesperados el método no puede ser las soluciones de fuerza y oscuridad, como imponer el apagón digital que ha cortado por días las comunicaciones de muchos, pero que sin embargo no ha impedido las conexiones de los que quieren decir algo, a favor o en contra. Mucho menos puede emplearse como argumento de convencimiento la respuesta violenta, en especial contra los no violentos. Y ya se sabe que la violencia puede ser no solo física”[13].

El régimen cubano, además de la represión física, ha desatado una intensa campaña de criminalización de todo aquel que haya participado o apoyado las distintas expresiones de descontento social. Las declaraciones de las autoridades cubanas no difieren de las que haría cualquier otro gobierno capitalista que se enfrente a un proceso de movilización popular. Desde que comenzaron las protestas, Díaz-Canel ha calificado a los manifestantes como “marginales” infiltrados, supuestamente “pagados por EEUU”, o de vándalos que solo buscan crear “disturbios”: “Ayer vimos delincuentes. Ayer la propuesta no fue pacífica, hubo vandalismo (…) apedrearon a fuerzas de la policía, viraron carros. Un comportamiento totalmente vulgar, indecente, delincuente…”[14].

Para el gobierno cubano, así como para todo el coro internacional de defensores del régimen dictatorial, se hace cada vez más difícil ocultar tanto los justos reclamos populares en la isla, como la política represiva con la que respondieron las autoridades. Está planteada, con urgencia, la necesidad de asumir la defensa del derecho a protestar del pueblo cubano y posicionarse contra la represión.

 

El papel de la mayor parte de la izquierda

En este sentido, es nefasto el papel que cumple la mayor parte de la llamada izquierda, que boicotea la solidaridad hacia el pueblo cubano. El estalinismo –encabezado por los dichos Partidos Comunistas– y sus variantes se posicionaron en contra de las manifestaciones populares y en defensa incondicional de la dictadura castrista.

Con el argumento de que las protestas estarían compuestas por mercenarios pagados por el imperialismo para derrocar un gobierno y un Estado supuestamente “socialistas”, apoyan las detenciones y la represión a los supuestos “gusanos contrarrevolucionarios”. Otras corrientes, de modo vergonzante, absolutizan la denuncia del bloqueo de EEUU (el cual rechazamos y llamamos a derrotar como hacemos con cualquier injerencia imperialista), pero sin decir una palabra en contra del régimen cubano ni sobre los presos políticos y desaparecidos. Todos los males en Cuba tendrían un origen externo a la isla. Así, en los hechos también contribuyen con la represión interna de la dictadura castrista.

El carácter de las movilizaciones del 11 de julio no fue reaccionario ni “proimperialista”. Es un proceso de lucha justo, legítimo, que tiene en su base las mismas demandas de otros países latinoamericanos. Al deterioro alarmante de las condiciones de vida, en Cuba, se suma el elemento de una completa falta de libertad para organizarse y luchar contra la dictadura. Más allá de que el imperialismo y sus agentes seguramente intentaron e intentarán incidir en ese descontento, el sentido político del proceso no es la “entrega” de Cuba a Washington o Miami ni nada por el estilo. Esta interpretación no pasa de una cortina de humo que utiliza la dictadura castrista para deslegitimar a cualquier expresión de oposición política.

A propósito, es interesante la respuesta al argumento de que “todos son mercenarios” que escribió Leonardo Padura al mencionar “el grito de desesperación de gentes entre las que seguramente hubo personas pagadas y delincuentes oportunistas, aunque me niego a creer que en mi país, a estas alturas, pueda haber tanta gente, tantas personas nacidas y educadas entre nosotros que se vendan o delincan. Porque si así fuera, sería el resultado de la sociedad que los ha fomentado”[15]. Existen muchas reflexiones como esta. Basta hacer una búsqueda, ahora que existe acceso a internet y redes sociales, para encontrar decenas de activistas cubanos que son antimperialistas y no reniegan del pasado revolucionario en su país, pero enfrentan la dictadura.

En realidad, los partidos y personalidades procastristas, que se presentan como “antiimperialistas” y defensores de un supuesto “último bastión del socialismo”, están haciendo un enorme favor a la campaña hipócrita del imperialismo estadounidense y de todos los exponentes de la derecha y la ultraderecha tradicionales, que se llenan la boca con augurios de “libertad” y “democracia” para el pueblo cubano pero que no tienen otro interés que profundizar la recolonización de la isla. El gobierno de Biden, por ejemplo, acaba de anunciar el congelamiento de bienes en EEUU del ministro de las Fuerzas Armadas Revolucionarias (FAR) de Cuba, Álvaro López-Miera, y de cualquier miembro de la unidad militar de élite conocida popularmente como “avispas negras”. Una medida con más efecto mediático que práctico, puesto que ejerce poca o ninguna presión sobre los responsables de la represión en Cuba. Si a EEUU verdaderamente le importase la suerte del pueblo cubano, entre otras cosas, eliminaría el embargo comercial sobre la economía cubana.

Al no oponerse al régimen castrista ni denunciar sus crímenes, la mayoría de la izquierda deja en manos del imperialismo y de la derecha más recalcitrante la justa defensa de las libertades democráticas para la población cubana. Al callarse ante atropellos, que en cualquier otro país serían rápidamente denunciados, la mayoría de la izquierda termina haciéndole el juego no solo a la dictadura castrista sino al propio imperialismo que dicen combatir, puesto que le facilitan a Biden y sus cómplices la disputa por las mentes y los corazones que quienes salen a las calles para exigir mejores días.

Desde la LIT-CI, como explicamos en la declaración y otros artículos[16], sostenemos que el capitalismo ha sido restaurado en Cuba por la propia dirección castrista, que ahora compone la nueva burguesía nacional. Esta definición es muy importante, porque significa que no estamos ante un “país socialista” sino ante un Estado burgués y una economía regida por las reglas del mercado, con una escandalosa penetración del imperialismo europeo y canadiense en sectores clave (como el turismo y los negocios capitalistas en la zona franca en el puerto de Mariel), y con una clase trabajadora que, maniatada por medio de un régimen dictatorial liderado por el Partido Comunista de Cuba (PCC), es ofrecida como mano de obra barata para empresas imperialistas y el enorme complejo empresarial controlado por los altos mandos militares (GAESA).

 

Las tareas urgentes

Pero, independientemente de las distintas posiciones que podamos tener sobre el carácter del Estado cubano, de su régimen, del papel del castrismo, etc., es momento de redoblar la campaña, junto con centenas de activistas cubanos, para liberar a todos los presos políticos en el país caribeño. Es inadmisible que existan personas desaparecidas, presas o condenadas en juicios sumarios por el simple hecho de haber protestado en contra de una dictadura que aplica un plan de ajuste capitalista brutal –que agrava todavía más las penurias del pueblo, en plena pandemia–, y reprime a su propio pueblo cuando toma las calles exigiendo alimentos, medicinas, libertad política.

Es urgente articular acciones de todo tipo para defender las libertades democráticas para el pueblo cubano. Las mismas libertades que exigiríamos para cualquier otro pueblo. Esto significa, libertad para asociarse en sindicatos y partidos políticos por fuera del régimen; libertad para acceder a internet; libertad de prensa y expresión; derecho a la huelga y libertad para manifestarse por sus derechos en la forma que el pueblo autodetermine y autoorganice.

Para llevar adelante esta lucha es necesaria una amplia unidad en la acción, que no debe limitarse a la militancia socialista o de izquierda, sino que debe abarcar a todo luchador y luchadora dispuesta a defender los derechos humanos y las libertades democráticas para la población de la isla.

Desde la LIT-CI, por lo tanto, llamamos a impulsar todo tipo de iniciativas unitarias, exigiendo la inmediata libertad de los presos políticos y el fin de la represión contra el pueblo cubano.

Notas:

[1] Ver: <https://eltoque.com/juicios-por-protestas-en-cuba-sin-abogados-defensores>.

[2] Ver: <https://www.bbc.com/mundo/noticias-america-latina-57925005>.

[3] Ver: <https://eltoque.com/juicios-por-protestas-en-cuba-sin-abogados-defensores>.

[4] Aquí dejamos la lista, que se actualiza periódicamente: <https://docs.google.com/spreadsheets/d/1-38omFpJdDiKTSBoUOg19tv2nJxtNRS3-2HfVUUwtSw/edit?fbclid=IwAR3vc8YZn8b3HKy623i7tPTK4tuRM3-AQ_Pfnf5Z-qzIp26av3vdon2wBnU#gid=627497176>.

[5] Ver: <https://www.facebook.com/periodismodebarrio/videos/630079334634121/>.  Ver el sitio: <https://www.periodismodebarrio.org/>. Datos al 24/07/2021.

[6] Ver: <https://twitter.com/MGVivero/status/1417700583608311808>.

[7] Ver: <https://www.bbc.com/mundo/noticias-america-latina-57882931>.

[8] Ver: <https://www.facebook.com/salome.garciabacallao/posts/3659265360840058>.

[9] Ver: <https://www.bbc.com/mundo/noticias-america-latina-57882931>.

[10] Ver: <https://www.14ymedio.com/cuba/Absuelta-Amanda-Hernandez-Celaya-detenida-11-julio-Cuba_0_3135286457.html >.

[11] Ver: <https://www.facebook.com/miriam.celayagonzalez/posts/3460658514037049 >.

[12] Ver: <https://twitter.com/mjorgec1994/status/1417983467036594177 >. Ver: <https://www.infobae.com/america/america-latina/2021/07/21/silvio-rodriguez-pidio-una-amnistia-para-todos-los-manifestantes-cubanos-detenidos-por-la-dictadura-durante-las-masivas-protestas/?outputType=amp-type&__twitter_impression=true&s=08 >.

[13] Ver: <https://internacional.laurocampos.org.br/es/2021/07/un-alarido/>.

[14]  Ver: <https://www.bbc.com/mundo/noticias-america-latina-57882931 >.

[15] Ver: <https://internacional.laurocampos.org.br/es/2021/07/un-alarido/ >.

[16] Ver: <https://litci.org/es/66419-2/>.

 

 

 

Firmá el petitorio
haciendo click en la imagen

septiembre 2021
L M X J V S D
 12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
27282930  

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Escrito por LIT-CI

6 agosto, 2021

Artículos relacionados

CUBA: ¡CAMPAÑA DE FIRMAS POR LA LIBERTAD A LOS PRESOS POR LUCHAR!

Desde la noche del 11 de julio hasta la tarde del 30 de agosto, la articulación de un grupo de personas de dentro y fuera de Cuba ha podido registrar 896 detenciones, a través de reportes de familiares, amigos, conocidos o ciudadanos con dominio de información. De...