DELEGACIÓN ARGENTINA EN TOKIO 2020: UNA MUESTRA DE LAS CLASES SOCIALES

Escrito por Guillote

19 agosto, 2021

La delegación argentina a Tokio 2020, con 182 atletas, refleja las influencias de clase que atraviesan el deporte en nuestro país. No es en desmedro de la propia actividad y el colosal esfuerzo puesto por los deportistas, que hacemos este análisis. Por el contrario, tratamos de explicar que en el sistema en que vivimos, atleta que no se involucra en el negocio del deporte y los medios o que carece de un privilegio económico personal, tiene pocas posibilidades de competir seriamente. Asimismo este sistema capitalista niega el acceso al deporte a millones de trabajadores/as y jóvenes.

 

71 deportistas son mayormente profesionales: fútbol, básquet, boxeo, tenis, golf y vóley.  

77 atletas de actividades deportivas en las que, si bien aún mantienen ciertas pautas amateuristas, su origen económico y social y el ámbito en que practican les permite  disponibilidad de tiempo y económicas con apoyo de recursos familiares, comerciales y de entidades y clubes de clases con alto poder adquisitivo: handball, hockey sobre césped, equitación, rugby seven, yachting, beach volley. 

34 atletas eminentemente amateurs, que generalmente practican y se desarrollan con esfuerzos personales. Atletismo: solo 5, canotaje: 4, ciclismo: 3, esgrima: 1, gimnasia artística: 1, judo: 2, lucha: 1, natación: 4, aguas abiertas: 1, pentatlón moderno: 1: remo: 2: tiro: 4, triatlón: 1, tenis de mesa: 2, taekwondo: 1, surf: 1.

 

Escasos recursos 

 

El presupuesto 2021 para  el ámbito deportivo se había fijado en $3.112 millones (unos U$S 30 millones, al dólar oficial), destinado a alto rendimiento y al comunitario. De los que $575 millones se destinaron a 1.150 becas a deportistas y otras 1500 a instructores de escuelas deportivas.

No se percibe lo realmente aplicado en infraestructura, pero se deduce que las becas a deportistas por algunos meses, no son lo suficiente. Son de tres clases 1. Las de “Excelencia”, de $78.570.- si se es medallista olímpico, 2. De “Proyección”, de $55.080.-, con cierta tendencia en resultados y 3. Clasificados Normal, de $24.300.-, como el clasificado a Tokio. Vale preguntarse cómo pudo hacer un deportista amateur para prepararse bien para la Olimpíada, por ejemplo, los dos trabajadores maratonistas de Chubut que participaron, Joaquín Arbe y Eulalio Muñoz que terminaron 53º y 31º respectivamente. 

Los resultados muestran consecuencias de años de desidia hacia el deporte argentino. En Tokio 2020 solo una medalla de plata y dos de bronce, y en deportes que se enmarcan en ciertos privilegios económicos de preparación.

Mientras tanto, miles de clubes de barrio sobreviven como pueden con pocos aportes circunstanciales y millones de jóvenes en el 65% de la pobreza según el INDEC tienen pocas esperanzas de poder dedicarse a algún deporte.

 

Firmá el petitorio
haciendo click en la imagen

septiembre 2021
L M X J V S D
 12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
27282930  

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Escrito por Guillote

19 agosto, 2021

Artículos relacionados