EL EJEMPLO DE LA HUELGA DE TOLEDO EN ESTADOS UNIDOS

Escrito por Daniel Ruiz

6 julio, 2022

La unidad en lucha de ocupados y desocupados es imprescindible

 

La situación de precariedad laboral en muchas fábricas, yacimientos y establecimientos es moneda corriente, a su vez la desocupación condiciona para que se vayan perdiendo conquistas.

¿Es posible la unidad de ocupados y desocupados? ¿Cual es el rol de cada uno en una lucha común? Intentando responder estas inquietudes queremos trasmitir la experiencia de la huelga de Toledo en junio de 1934 en los Estados Unidos (1) y para ello seleccionamos extractos de esa reseña. 

“En 1934, Toledo era, como lo llamó el historiador Irving Bernstein, «un pequeño Detroit». Era un centro de fabricación de automóviles, especialmente piezas de automóviles, y el hogar de corporaciones como Electric Auto-Lite, que fabricaba sistemas de iluminación, arranque y encendido para varios fabricantes de automóviles, siendo el más grande Chrysler. El fundador de Auto-Lite, Clem Miniger, también controlaba el Ohio Bond and Security Bank y, en 1929, podía presumir de una fortuna personal de 84 millones de dólares.

Cuando golpeó la depresión, golpeó duro a Toledo. Las empresas quebraron y cerraron las puertas de sus fábricas. El Ohio Bond and Security Bank también se hundió; miles de trabajadores perdieron sus empleos y ahorros. Uno de cada tres trabajadores en una ciudad de 275.000 habitantes estaba de relevo.

Las condiciones en Auto-Lite, donde los salarios eran incluso más bajos que el mínimo de la NRA y el impulso por la producción era alto, llevaron a los trabajadores a la huelga el 23 de febrero de 1934, junto con otros miembros del sindicato en el recién formado AFL Federal Local 18384, que trabajaba en las plantas de Spicer, Bingham y Logan. Pero los líderes federales de la AFL pronto ordenaron al local nuevo e inexperto que volviera a trabajar, mientras negociaban un acuerdo con la gerencia.

Comienza la lucha  

En abril, cansados de esperar que la empresa negociara, los trabajadores se declararon en huelga. La empresa respondió haciendo que un juez emitiera una orden judicial que limitaba los piquetes en la planta. En tres semanas, los patrones habían reunido a unos 1.800 rompehuelgas en Auto-Lite.

Pero los trabajadores tenían un arma secreta: la Liga de Desempleados de Lucas Country, dirigida por AJ Muste y el Partido de los Trabajadores Estadounidenses que se centró en organizar a los trabajadores desempleados en luchas militantes para exigir ayuda, pero también para apoyar las luchas de los trabajadores en huelga. Al construir una solidaridad activa entre empleados y desempleados, podrían derrotar los intentos de los empleadores de dividirlos. Juntos, todos los trabajadores, empleados y desempleados, podrían lograr mejores niveles de vida.

Pronto, la Liga de Desempleados había organizado piquetes masivos en las puertas de la planta.

Cuando se aplicó una medida cautelar a la Liga de Desempleados, dos de sus funcionarios, junto con varios miembros locales, enviaron una carta al juez informándole que romperían la medida cautelar y fomentarían los piquetes masivos.

Después de que fueron arrestados, juzgados y liberados por desafiar la orden judicial, los trabajadores regresaron directamente a la línea de piquete directamente desde la corte. Acciones como estas mostraron con claridad cristalina de qué lado estaban los tribunales y los jueces, e hicieron que los piquetes fueran aún más grandes.

El historiador socialista Art Preis reimprime la carta de la Liga de Desempleados del 5 de mayo en Labor’s Giant Step (Ver recuadro)

Una respuesta contundente y unitaria 

Los trabajadores de Toledo y los desocupados respondieron de la misma manera, y pronto, más de 10.000 personas se sumaron al piquete. El 23 de mayo, mientras los diputados del país se concentraban en el techo de la planta de Auto-Lite, con gases lacrimógenos dirigidos a los huelguistas, un rompehuelgas desde el interior de la planta arrojó un cerrojo por la ventana de la planta que golpeó a un piquete, Alma Hahn, enviándola al hospital. Los piqueteros se enfurecieron más, a medida que apareció más policía y comenzaron a golpear a los huelguistas individuales.

Cuando la policía trató de escoltar a los rompehuelgas fuera de la planta, los piqueteros respondieron con una andanada de ladrillos. Bombas de gas lacrimógeno llovieron desde las ventanas de la fábrica, mientras los matones de la empresa empuñaban bates y disparaban una manguera de agua a la multitud.

En un momento, los partidarios de la huelga, asfixiados por los gases lacrimógenos, retrocedieron, pero solo para reagruparse. Al final, la policía y los matones de la empresa fueron los que se retiraron. Como Preis describe la escena:

Ahogados por los gases lacrimógenos disparados desde el interior de la planta, fue la policía la que finalmente abandonó la batalla. Entonces, los miles de piquetes sitiaron la planta, decididos a mantener su piquete.

Los trabajadores improvisaron tirachinas gigantes con cámaras de aire. Arrojaron ladrillos enteros por las ventanas de la planta. La planta pronto se quedó sin luces. Las costras se encogieron en la oscuridad. Los diputados asustados instalaron ametralladoras dentro de cada entrada. No fue sino hasta la llegada de 900 miembros de la Guardia Nacional, 15 horas después, que los esquiroles finalmente fueron liberados, luciendo un aspecto lamentable, según informó la prensa.

Luego siguió una de las batallas más asombrosas en la historia laboral de los EE. UU. Con los puños desnudos y las piedras, los trabajadores libraron una batalla campal de seis días con la Guardia Nacional. Lucharon desde los tejados, detrás de vallas publicitarias y atravesaron callejones para flanquear a los guardias. «Los hombres de la multitud gritaron viles epítetos a los soldados», se quejó Associated Press, y las mujeres los abuchearon con sugerencias de que «vayan a casa con mamá y sus muñecos de papel».

Pero los huelguistas y sus miles de simpatizantes hicieron más que avergonzar a los jóvenes miembros de la Guardia Nacional. Los educaron y trataron de ganárselos. Los oradores se pararon en palcos frente a las tropas y explicaron de qué se trataba la huelga y el papel que las tropas estaban jugando como rompehuelgas. Los veteranos de la Primera Guerra Mundial se pusieron sus medallas y les hablaron a los muchachos uniformados como tíos holandeses. Las mujeres explicaron lo que significó la huelga para sus familias.

La prensa informó que algunos de los guardias simplemente renunciaron y se fueron a casa. Otros expresaron su simpatía por los trabajadores. (Un año más tarde, cuando los sindicalistas de Toledo fueron a Defiance, Ohio, para ayudar en la huelga de Pressed Steel Company, encontraron que el 8 por ciento de los huelguistas habían sido miembros de la Guardia Nacional uniformados en la huelga de Auto-Lite. Ahí fue donde aprendieron las lección de sindicalismo.)

Durante la batalla campal de seis días, los huelguistas lucharon cara a cara contra las tropas, con decenas de guardias nacionales enviados al hospital y muchos más desmoralizados. El 31 de mayo, los patrones tuvieron que sacar a los rompehuelgas de la planta y retirar las tropas.

Para junio, una huelga general estaba sobre la mesa, con 98 de los 99 locales de la AFL votando a favor. Unos 40.000 trabajadores y simpatizantes asistieron a una manifestación el 1 de junio. El 4 de junio, la empresa acordó un contrato de seis meses que incluía un aumento salarial del 5 por ciento, con un mínimo del 5 por ciento que estaba por encima del código de la industria.

El contrato también incluía un sistema de prioridad para el reempleo de trabajadores que aseguraba que los miembros del Local 18384 fueran recontratados. El contrato, sin embargo, no incluía una «cláusula de representación proporcional», el primero en no hacerlo. Esto logró congelar el sindicato de la empresa y aceptar al Local 18384 como el agente de negociación «exclusivo». 

La victoria de Toledo 

Producto de tácticas militantes, liderazgo radical y los trabajadores de base y los desempleados tomando la delantera, tendría ramificaciones para el resto del movimiento obrero en los próximos años.
«Se abrió el camino para la organización de toda la industria del automóvil», explica el autor Sidney Lens en Labor Wars . «Con la victoria de Auto-Lite a sus espaldas, los trabajadores automotrices de Toledo organizarían 19 plantas antes de que terminara el año y, antes de otros 12 meses, liderarían la primera huelga exitosa en una planta de GM, el verdadero comienzo de la conquista de General Motors».

Una conclusión 

Este ejemplo de casi 90 años nos indica que no sólo es posible la unidad de ocupados y desocupados sino que es estratégico para derrotar no solo a los carneros, a la patota sindical sino también a las fuerzas represivas del Estado.

La única manera que los empresarios paguen la crisis es que en las huelgas actuales se plantee la distribución de horas de trabajo, aumento general se salario, ingreso de los trabajadores desocupados. Hoy es posible eso, en industrias como el petróleo, la minería o incluso en el SUTNA (Neumáticos) que están ahora de conflicto. Claro que es necesario imponer la apertura de libros contables y terminar con el secreto comercial y bancario. Seguramente lo que es imprescindible para ocupados y desocupados será boicoteado por la burocracia sindical y los reformistas que solo pelean por lo que se puede dentro de las leyes y reglamento del Ministerio de Trabajo. 

Serán las asambleas unitarias quienes determinen las luchas y el carácter de las mismas, con los dirigentes a la cabeza o con la cabeza de ellos, la segunda opción se está germinando desde los parias de la sociedad, ya que los ocupados y desocupados cada vez estamos más pobres.

(1) ELIZABETH SCHULTE AVANCE OBRERO EN TOLEDO 15/9/2009

 

 

Carta de la Liga de Desempleados del 5 de mayo en Labor’s Giant Step

Honorable Juez Stuart:

El lunes 7 de mayo por la mañana, en la planta de Auto-Lite, la Liga de Desempleados del Condado de Lucas, en protesta por la orden judicial emitida por su tribunal, violará deliberada y específicamente la orden judicial que nos prohíbe realizar piquetes pacíficos en apoyo de los trabajadores automotrices en huelga. Unión Federal.

Creemos sinceramente que esta intervención judicial que nos impide hacer piquetes es una abrogación de nuestros derechos democráticos, contraria a nuestras libertades constitucionales y contraviene el espíritu y la letra de la Sección 7a de la NRA.

Además, creemos que el espíritu y la intención de este mandato judicial arbitrario es otro ejemplo específico de un movimiento organizado para restringir los derechos de todos los trabajadores a organizarse, hacer huelga y hacer piquetes de manera efectiva.

Por lo tanto, con pleno conocimiento de los principios involucrados y las posibles consecuencias, violamos abierta y públicamente una medida cautelar que, en nuestra opinión, es un acto represor y opresor contra todos los trabajadores.

Atentamente, Comité Anti-Orden Judicial de la Liga de Desempleados del Condado de Lucas Sam Pollock, Sec’y

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Escrito por Daniel Ruiz

6 julio, 2022

Artículos relacionados

“DEFENDIMOS UN PROGRAMA CON INDEPENDENCIA DE CLASE”

“DEFENDIMOS UN PROGRAMA CON INDEPENDENCIA DE CLASE”

  Reportaje a María Rivera, constituyente por el MIT. El próximo 4 de septiembre Chile deberá votar si aprueba o rechaza la Nueva Constitución, la cual, de aprobarse, sustituirá la sancionada en 1980 bajo la dictadura de Augusto Pinochet. Desde el MIT (Movimiento...

DEMOCRACIA BURGUESA E INSTITUCIONALIZACIÓN

DEMOCRACIA BURGUESA E INSTITUCIONALIZACIÓN

La democracia burguesa es el sistema de los ricos, los que imponen sus reglas de juego, sus ideas y su moral. A la democracia burguesa, la llaman solamente democracia a secas para esconder su carácter de clase, pero es en realidad la dictadura del capital. Es un...