EL IMPERIALISMO ACEPTA REPARTIR UCRANIA CON PUTIN

Escrito por Americo Gomes

6 julio, 2022

Para Putin, la invasión a Ucrania tiene el objetivo de defender a todo costo su papel de intermediario de los intereses del imperialismo y de gendarme regional, como hizo en Kazajistán y Belarus, recientemente. El objetivo es amenizar la crisis económica que afecta al país de manera estratégica. Fue estimulado por la derrota militar de los Estados Unidos en Afganistán, para plantearse ahora este objetivo.

 

El imperialismo norteamericano con sus aliados más disciplinados (Canadá e Inglaterra) quiso aumentar la subordinación del imperialismo europeo y principalmente de Alemania. Se aprovecharon del hecho de tener una menor dependencia del petróleo y del gas rusos, y en el inicio Biden lanzó algunas sanciones parciales, presentándose como el defensor del pueblo ucraniano e intentando ilusionar a la clase trabajadora de que estaría a favor de derrotar a Putin; pero la situación cambió tras la derrota de Putin en Kiev, y la consecuente prolongación de la guerra. Por otra parte, utilizaron la invasión para hacer inversiones multimillonarias en armamento. Al mismo tiempo que niegan el envío de armas en cantidad suficiente para reducir las diferencias de armamento entre Ucrania y Rusia, aprovechan para armarse hasta los dientes y fortalecer la OTAN, enviando un número récord de soldados a Europa, incorporando a Finlandia y Suecia, y aumentando su control militar sobre países como Polonia, que ahora tendrá una base de la OTAN en su territorio.

El imperialismo alemán, junto con su aliado francés, que tiene al Este europeo como su patio trasero y a Rusia como su socio comercial en el abastecimiento de gas y de petróleo para todo el continente, no quiere una derrota de Rusia, y es el que más depende de una solución rápida.

El acuerdo que tienen todos estos imperialismos y sus instituciones como la Unión Europea (UE) y la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) hoy, es que todos quieren que la guerra termine rápidamente, incluso aceptando la cesión de una parte importante del territorio ucraniano a Putin. Y tratan de convencer al gobierno de Zelensky a aceptar esa pérdida, porque saben que la extensión del conflicto golpea la economía mundial de conjunto, que ya viene debilitada con las consecuencias de la pandemia[1], además de insuflar movimientos reivindicatorios en todo el mundo.

Ninguno de ellos contaba con la bravura de la resistencia ucraniana que extiende el conflicto y trae perjuicios para todos. Esta derrotó el Plan A de la ofensiva rusa, y la continuación de la guerra llevó a un agravamiento de la crisis energética y económica en Europa. Zelensky es el agente del imperialismo dentro de Ucrania y pretende cumplir su papel de una u otra manera, ya que la clase trabajadora y el conjunto de la población, habiéndose fortalecido con la resistencia popular en la región de Kiev y la derrota de Putin en aquella región, no acepta dividir el país ni quebrar la integridad nacional. Lo que obligó a Zelensky a resistir la invasión, y hasta ahora no ha podido capitular. Pero la negociación sigue en curso.

Es ilusión pensar que el imperialismo quiera derrocar a Putin. Incluso después de la invasión, siguieron negociando para que la guerra terminase. Hoy su propuesta es contener a Putin en el marco de aceptar que ocupe toda una parte de Ucrania. Pues el principal objetivo fue y continúa siendo garantizar que los negocios estén fluyendo bien.

Además, el triunfo de la resistencia ucraniana provocaría una crisis aguda en el régimen de Putin y hasta su posible caída. Y podría abrir procesos revolucionarios no solo en Ucrania sino también en Rusia, sin que el imperialismo tenga tiempo de un recambio controlado. Estos procesos impactan sobre toda Europa del Este e incluso sobre la propia Europa Occidental.

Inmediato embargo del petróleo y del gas con la suspensión de los pagos

Es en este marco que podemos entender la “solución de compromiso” hecha por la Comisión Europea a finales de mayo. Propuesta que inicialmente fue presentada por Macron y que consiste en eliminar, supuestamente, 90% del consumo de petróleo y gas rusos en Europa a final del año (o sea, cuando ellos esperan que ya no haya más guerra). Al mismo tiempo, se excluye del embargo el oleoducto Druzhba, imponiendo sanciones solo al petróleo enviado para la UE por navíos-tanque. El oleoducto Druzhba representa un tercio de todos los suministros de petróleo de la UE provenientes de Rusia. Esta propuesta beneficia a Alemania y sus satélites: Eslovaquia, República Checa y Hungría, proveedores de productos para la industria alemana, que son abastecidos por el oleoducto Druzhba. O sea, a pesar de decir que apoya la resistencia ucraniana, la Unión Europea continúa llenando la caja de Putin y de hecho sosteniendo su guerra.

A pesar de las dichas sanciones y prohibiciones de importación, Rusia exportó U$S 97,7 mil millones en combustibles fósiles en los primeros 100 días desde la invasión de Ucrania, a una media de U$S 977 millones por día. Desde la invasión, el petróleo fue de lejos la exportación de combustible fósil más valiosa de Rusia, respondiendo por cerca de la mitad de los ingresos totales por exportaciones[2].

Mientras tanto, el imperialismo europeo hace demagogia anunciando que enviará 2.000 millones (como máximo) como total de la ayuda militar y social a Ucrania[3].

El petróleo bruto ruso es transportado en navíos-tanque y por una red de oleoductos hacia Europa. Rusia es responsable por 41% de todas las importaciones de gas natural de la UE. El bloque de la UE respondió por 61% de los ingresos por exportaciones de combustibles fósiles de Rusia desde el inicio de la guerra. Alemania e Italia y Holanda –miembros de la UE y de la OTAN– estaban entre los mayores importadores.

Las sanciones de la UE no impiden a las operadoras europeas importadoras de gas abrir una cuenta en rublos en el Gazprombank[4]. Lo que ya fue hecho por las gigantes de la energía como la italiana Eni SpA[5], la alemana Uniper y la OMV de Austria[6]. El Sinara Investment Bank, con sede en Rusia, comunicó: “Aunque las medidas anunciadas por la Unión Europea parezcan amenazadoras, no vemos un impacto paralizante en el sector de petróleo ruso”[7]. Para viabilizar este flujo, las sanciones adicionales a los bancos rusos, realizadas en mayo, no incluyen el Gazprombank, que es por donde pasa el pago del gas.

Con eso, la Bolsa rusa y la moneda, tras un inicio de crisis, se recuperaron y el flujo de dinero continúa beneficiándose del alza de los precios de los combustibles en el mercado internacional[8].

Vehículos de la propia burguesía imperialista, como la revista alemana Der Spiegel afirman que “Hubo sorpresas desagradables para él (Putin) en las fuerzas armadas. Pero las cosas están yendo mejor en los negocios y en las finanzas”[9].

Las sanciones contra Rusia causarán una contracción inferior a 7% del PIB, que si lo comparamos con el “colapso” de 45-50% del PIB que Ucrania está enfrentando por causa de la invasión, perderemos de vista cómo los combatientes ucranianos están siendo perjudicados[10].

Las medidas económicas (sanciones) del imperialismo contra Rusia, así como fueron las sanciones de la Liga de las Naciones contra Italia en 1935, a pesar del discurso agresivo son parciales y no tienen el objetivo de derrotar la invasión militar sino de debilitar militar y económicamente el gobierno de Putin. Así como las que fueron aplicadas en la guerra de Etiopía, en la década de 1930, dejaron por fuera sectores fundamentales y estratégicos de la economía, como el petróleo y el gas.

El imperialismo europeo sostiene al ejército de Putin y tienen sus manos sucias de sangre del pueblo ucraniano. El actual canciller Scholz intenta justificarse: “no veo de forma alguna que un embargo del gas acabaría con la guerra. Si Putin fuese receptivo a argumentos económicos, nunca habría comenzado esa guerra insana”.

Incondicional envío de armas para la resistencia ucraniana

Las tropas rusas actualmente se concentran casi con exclusividad en el Este de Ucrania, lanzando una gran ofensiva, pero aún hay resistencia ucraniana en Donetsk y Lugansk. Los combates más duros están en Severodonetsk y Lysychansk, con los rusos haciendo bombardeos intensos, ataques aéreos, y con artillería pesada.

Pero las armas prometidas por el imperialismo no llegan: aviones, artillería, lanzadores de cohetes, tanques, vehículos blindados, misiles antinavíos, drones. Todo lo que es necesario para posibilitar una victoria ucraniana.

El canciller alemán Scholz continúa diciendo sobre enviar sus tanques Leopard, pero nada ocurre, ni siquiera llegaron los 5.000 cascos que prometieron, así como tampoco “las armas que el gobierno español nos prometió en Madrid”[11].

Conclusión: las fuerzas armadas de Putin superan de forma aplastante a los ucranianos en equipamiento  y en cualquier medida que sea escogida.

“Necesitamos obtener mil sistemas de artillería porque Rusia tiene 10.000. Si tenemos centenas de algo, ellos tienen millares. Tenemos que luchar contra eso”. “Estoy feliz de que Scholz nos prometiera su mejor sistema de defensa antiaérea, el IRIS-T, para octubre. El problema es que no sabemos lo que habrá sido de nosotros en octubre”, concluye el diputado Klympush-Tsintsadze[12].

Todo apoyo a Ucrania. Por la derrota militar de Rusia

Por eso, es un deber de las organizaciones del movimiento obrero que apoyan la resistencia ucraniana denunciar el deficiente envío de armas por parte del imperialismo, exigir más armas para Ucrania; y denunciar la ineficacia de las sanciones imperialistas, que van hasta donde están los intereses de los países imperialistas. Es fundamental exigir el embargo de las importaciones de petróleo y de gas así como la inmediata suspensión de su pago.

Junto con eso, la ruptura de las relaciones diplomáticas y comerciales con estos países, vinculándola con nuestro programa que plantea la necesidad de que los grandes burgueses ‘oligarcas’ sean confiscados y que el conjunto de este patrimonio sea puesto al servicio de la resistencia y la reconstrucción de Ucrania, bajo el control de la clase trabajadora, para estar a disposición de la resistencia ucraniana. Exigimos que la deuda externa ucraniana sea inmediatamente eliminada.

Hacer exigencias no es antagónico con reclamar “sanciones obreras” o “boicots dirigidos por los trabajadores” contra el gobierno y la máquina militar rusa. Por eso, es fundamental apoyar e informar a toda la clase sobre las acciones de los trabajadores que a través de sus organizaciones boicotean los productos rusos.

Comenzando por el petróleo y el gas, es ejemplar lo que hicieron los portuarios de Inglaterra, Suecia y Holanda, que se negaron a descargar petróleo proveniente de Rusia. Debemos destacar las declaraciones de sus dirigentes sobre que este petróleo viene “sucio de sangre del pueblo ucraniano” porque está sirviendo para financiar al ejército ruso. Y, cada vez más, es necesario multiplicar acciones como las del convoy de solidaridad que la CSP-Conlutas y los sindicatos de la Red Sindical Internacional enviaron a los trabajadores ucranianos.

Notas:

[1] https://www.publico.pt/2022/06/24/mundo/noticia/alemanha-faz-soar-alarmes-riscos-ataques-economicos-putin-2011313?utm_content=Editorial&utm_term=Novo+Banco+contratou+empresa+de+lobbying+para+gerir+crises+de+reputacao.+Zelensky+substitui+embaixadora+em+Portugal&utm_campaign=59&utm_source=e-goi&utm_medium=email

[2] https://elements.visualcapitalist.com/importers-of-russian-fossil-fuels/

[3] https://ec.europa.eu/info/strategy/priorities-2019-2024/stronger-europe-world/eu-solidarity-ukraine/eu-assistance-ukraine_en

[4] https://www.tagesschau.de/wirtschaft/unternehmen/gas-rubel-sanktionen-gazprom-uniper-rwe-shell-101.html

[5] https://www.aljazeera.com/economy/2022/5/16/eu-gives-companies-green-light-to-buy-gas-from-russia

[6] https://www.prensalatina.com.br/2022/04/27/dez-compradores-de-gas-russo-na-europa-abriram-contas-em-rublos/

[7] https://www.usatoday.com/story/news/world/2022/05/31/ukraine-russia-live-updates/9998948002/

[8] https://www.theguardian.com/world/2022/apr/27/russia-doubles-fossil-fuel-revenues-since-invasion-of-ukraine-began

[9] https://www.spiegel.de/international/world/putin-s-disaster-and-what-could-happen-next-a-e8c89bfa-b7a3-4e32-908a-7642a301eda6?sara_ecid=nl_upd_1jtzCCtmxpVo9GAZr2b4X8GquyeAc9&nlid=bfjpqhxz

[10] https://time.com/6176748/ukraine-war-economy/

[11] https://elpais.com/internacional/2022-06-18/ucrania-alerta-de-que-solo-podra-ganar-la-guerra-si-occidente-acelera-el-envio-de-armas.html?sma=newsletter_radar_20220625?event_log=oklogin

[12] https://columnadigital.com/ucrania-alerta-de-que-solo-podra-ganar-la-guerra-si-occidente-acelera-el-envio-de-armas-internacional/

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Escrito por Americo Gomes

6 julio, 2022

Artículos relacionados

“DEFENDIMOS UN PROGRAMA CON INDEPENDENCIA DE CLASE”

“DEFENDIMOS UN PROGRAMA CON INDEPENDENCIA DE CLASE”

  Reportaje a María Rivera, constituyente por el MIT. El próximo 4 de septiembre Chile deberá votar si aprueba o rechaza la Nueva Constitución, la cual, de aprobarse, sustituirá la sancionada en 1980 bajo la dictadura de Augusto Pinochet. Desde el MIT (Movimiento...

FRANCIA MÁRQUEZ VICE PRESIDENTA:  ¿QUÉ PROGRAMA NECESITA COLOMBIA?

FRANCIA MÁRQUEZ VICE PRESIDENTA: ¿QUÉ PROGRAMA NECESITA COLOMBIA?

El 19 de junio pasado, el triunfo de Gustavo Petro y Francia Márquez en las elecciones presidenciales, abrió la esperanza para los sectores populares, de algo distinto a la elite que ha gobernado Colombia por más de 200 años. ¿Cómo se comportarán Petro y Francia?...