Internacional /

Haití: ¡Fuera las tropas argentinas!

Haití: ¡Fuera las tropas argentinas!
Por

El día 11 de Septiembre, la Cámara de Diputados convirtió en ley, con 63 votos en contra, el permiso solicitado por el Poder Ejecutivo, la propia Cristina Kirchner, para extender la permanencia de los 566 soldados argentinos en Haití por un nuevo período. Una votación vergonzosa que profundiza la invasión y el calvario al pueblo haitiano.

Historia de una ocupación

La ocupación militar de Haití, a diferencia de lo que nos quieren hacer creer los medios y el propio Gobierno, no se inició a causa del terremoto del 2010. Desde 1915 que tropas norteamericanas ocupan parte del país en “defensa de los intereses de corporaciones americanas”. Nunca se le perdonó haber sido el primer pueblo del mundo (1804) en poner fin a la esclavitud y declarar los derechos universales de todo hombre y mujer; el primer pueblo de nuestra América en independizarse del yugo colonial y ofrecer su apoyo a otras luchas emancipatorias.
Pero el imperialismo cambió de táctica, reemplazó a sus propias tropas, enfrentadas cotidianamente por el pueblo haitiano, con tropas latinoamericanas comandadas por Brasil. Así, en Junio de 2004, luego del derrocamiento del gobierno del Presidente Bertrand Aristide, la ONU forma la MINUSTAH (Misión de Estabilización de las Naciones Unidas en Haití) con el objetivo de “establecer un entorno seguro y estable en el que se pueda desarrollar un proceso político, fortalecer las instituciones del Gobierno de Haití, apoyar la constitución de un estado de derecho, y promover y proteger los derechos humanos.” Por su parte, la Argentina aprobó ese mismo mes, bajo el gobierno de Néstor Kirchner, el envío de 450 soldados argentinos.
El objetivo de la MINUSTAH fue y es actualmente el mismo que el de la ocupación norteamericana: salvaguardar los intereses económicos de las multinacionales. Con la excusa de la “ayuda humanitaria” a causa de los 220.000 muertos causados por el terremoto en 2010 los “cascos azules” aumentaron su dotación de tropas, no con médicos, ingenieros y técnicos para reconstruir el país, sino con soldados. Contradictoriamente con su discurso de enfrentamiento a Estados Unidos, los gobiernos responsables de la ocupación militar bajo el mando de la ONU son el de Dilma (antes Lula) en Brasil, Evo en Bolivia, Cristina Kirchner (antes Néstor) en Argentina, Mujica (antes Tabaré Vazquez) en Uruguay, Correa en Ecuador y Bachelet en Chile. ¿Cómo se puede enfrentar al imperialismo cumpliendo el rol de gendarme en la opresión de un pueblo hermano de Latinoamérica?

Motivos y consecuencias

En Haití, existen desde el gobierno de Aristide, 18 zonas francas en el norte del país y hay planes para construir 10 más. En esas zonas no aplican los derechos laborales ni sindicales y las multinacionales, en su mayoría textiles (Levi’s, Fruit of the Loom, Hanes), no pagan impuestos por su operación, una verdadera “ganga” de los capitalistas. En las maquilas (fábricas con niveles de superexplotación infrahumanos) avanza aún más la explotación de la mano de obra, en un país donde el salario mínimo, en las zonas de trabajo regulado, es de 3 dólares diarios. Casualmente la existencia de esas zonas francas fue avalada y financiada con préstamos al Estado haitiano (que se convirtieron en deuda externa) por el propio Banco Mundial y el FMI. Otra cara del negociado internacional con el pueblo haitiano son las cadenas de hoteles de lujo. Además de un aeropuerto y campo de golf, el actual gobierno prevé la construcción de 10 resorts de lujo, con el apoyo del gobierno Venezolano, a través de los préstamos de PetroCaribe. La organización “Bush Clinton Foundation” financia el Royal Oasis, principal hotel de la capital haitiana. Así, todas las inversiones están orientadas a multiplicar las ganancias de los empresarios, lejos de las necesidades del pueblo. Por eso, la MINUSTAH desde el terremoto ha aplicado todos sus esfuerzos en “reconstruir” no los hospitales, escuelas y barrios, sino las rutas que comunican las zonas francas con los puertos. Así como la “protección” de los activos de las multinacionales en la isla. Para sostener la ocupación política y económica, el imperialismo y las multinacionales precisan de la ocupación militar.
El mundo entero ha sido testigo de las atrocidades cometidas por los más de 9134 efectivos (de los cuáles 7.408 son militares) que ocupan Haití y que son denunciadas por organizaciones del propio país, muchas reconocidas incluso por “Human Rights Watch” y las propias Naciones Unidas. La tasa de violaciones a mujeres y niñas denunciadas previa a la ocupación de la MINUSTAH era, en 2003, de 10 denuncias anuales, según GHESKIO (centro médico de Puerto Príncipe). En 2006, luego de 2 años de ocupación, las denuncias llegaron a 10 casos de violación diarios, en su mayoría a niñas menores de edad. Los datos reflejan sólo la punta del iceberg, ya que denunciar a un soldado por violación puede costarle la vida a cualquier mujer. Sólo en 2011 murieron 5000 personas de cólera, enfermedad inexistente en la isla hasta la llegada de la MINUSTAH. Cientos de organizaciones denuncian a las tropas de ocupación por la epidemia que lleva ya tres años y miles de muertos.

¡Fuera las tropas de Haití!

En Argentina, mientras el Gobierno coquetea con la palabra “soberanía” para aparecer  ”enfrentado” a los buitres de la deuda (a quiénes ya votó pagarles hasta el último peso, ver centrales AS 74), sostiene y profundiza la ocupación militar en Haití. La “década ganada” del kirchnerismo tiene trapos sucios difíciles de esconder, hoy hay más soldados argentinos en Haití que en el 2004 (450 a 566). El discurso de los gobiernos que se embanderan con la construcción de una “Latinoamérica de los pueblos” queda reducido a una vergüenza mundial, cuando son ellos mismos los que invaden un país latinoamericano.
Tras 10 años de ocupación por tropas latinoamericanas, el presidente uruguayo Pepe Mujica pidió el retiro de sus tropas indignado porque “no se logró colaborar para que Haití se valga por si mismo”. Aunque extremadamente tarde, el gobierno uruguayo hoy retira sus tropas. ¿Qué espera el gobierno argentino para hacer lo mismo?
Desde la LIT-CI y el PSTU sostenemos firme la bandera del retiro de tropas y el fin a la ocupación económica, política y militar de Haití. A 10 años de la invasión, estamos impulsando, junto con diferentes organizaciones y partidos, una campaña internacional de solidaridad y movilización por el retiro de las tropas. Éste 15 de Octubre, el Concejo de Seguridad de la ONU votará nuevamente por continuar o no con la ocupación de Haití a manos de la MINUSTAH. Es fundamental que las centrales de trabajadores, como la CGT, CTA y las referencias de izquierda como el Frente de Izquierda y de los Trabajadores impulsen una campaña por el retiro de tropas, que incluya, además de oponerse en la votación parlamentaria, difusión de la situación en Haití, acciones y movilizaciones concretas. Exigimos al gobierno de Cristina Kirchner el inmediato retiro de todas las tropas argentinas de Haití. Exigimos a los gobiernos latinoamericanos, con Dilma a la cabeza, la disolución de la MINUSTAH y el fin a la ocupación de Haití. Estamos convencidos de que el futuro del pueblo haitiano solo puede encontrar un rumbo de la mano de sus trabajadores y sectores populares, que de forma independiente, se organicen por sus necesidades, de la mano de sus pueblos hermanos de Latinoamérica y el mundo, rompiendo las cadenas del yugo imperialista y de sus gobiernos títeres.

¡No a la prórroga a la ocupación!¡Fuera las tropas argentinas de Haití!
¡Fin a la ocupación económica, política y militar de Haití! ¡Fuera las tropas de la MINUSTAH!

 

Fuentes:
· Informe 2009 de la OEA, Comisión Interamericana de Derechos Humanos:” EL DERECHO DE LAS MUJERES A UNA VIDA LIBRE DE VIOLENCIA Y DISCRIMINACIÓN EN HAITÍ”
· Reporte mundial 2013 de “Humans Right Watch” sobre Haití.
· Página oficial de la ONU:
www.un.org/es/peacekeeping/missions/minustah/mandate
www.un.org/es/peacekeeping/missions/minustah
www.un.org/es/peacekeeping/missions/minustah/facts
· CTA Capital, Septiembre 15 de 2014, “Funcionarios argentinos reconocen que no hay argumentos para mantener tropas en Haití y 63 Congresistas votan en contra de su permanencia allá.” (http://www.ctacapital.org.ar/)
· “Todos los ropajes de la mentira“, Batay Ouvriye Puerto-Príncipe, HAITÍ, Mayo de 2008. (www.litci.org)
· Clarín, 5/08/2014, “Argentina y otros países debaten si mantienen sus tropas en Haití.”
· Clarín, 9/08/2006, “El Congreso avaló la continuidad de las tropas argentinas en Haití.“

ENLACES DE INTERÉS

PSTU Belgrano 3315, Ciudad Autónoma de Buenos Aires (CP: 1210) - (011) 4861-4780 - contacto@pstu.com.ar - www.pstu.com.ar