La riqueza de la Iglesia la pagamos todos

Escrito por pstu

6 agosto, 2018

La movilización obrera y popular, que acorraló al Congreso para obligar a la media sanción de la legalización del aborto, llevó a otro debate íntimamente vinculado: la separación entre la Iglesia y el Estado, cuyo símbolo es un pañuelo naranja.

Luego del revés en Diputados, el Papa al frente de la Iglesia Católica, las Iglesias Evangelistas y los autotitulados Pro Vida, han redoblado su campaña con mucha violencia.

No nos asombra si recordamos, por ejemplo, los crímenes de la Inquisición; la complicidad con el genocidio y el robo de bebés durante la dictadura; la intervención del Papa a favor de los piratas ingleses durante la guerra de Malvinas; el encubrimiento al cura Grassi  y a pastores y curas abusadores, violadores y pedófilos.

Las iglesias son parte de los poderosos del mundo, dueñas de cuantiosos bienes (por ejemplo,  el Papa Francisco maneja el multimillonario Estado de El Vaticano) e influyen sobre los actos de gobierno. 

Se opusieron al matrimonio civil, a la educación laica, al divorcio vincular, a la igualdad de hijos/as nacidos/as fuera del matrimonio, a la responsabilidad parental compartida y más recientemente a la salud reproductiva y anticoncepción, la educación sexual integral, la fertilización asistida, el matrimonio igualitario y la identidad de géneros.

Son sus creencias y los fieles de cada culto tienen derecho a profesarlas. Pero ¿hay derecho a imponerlas a toda la sociedad? ¡Eso es altamente antidemocrático!

La Iglesia Católica y las demás iglesias no deben entrometerse en asuntos públicos. Las religiones no tienen por qué decir al Estado cómo debe vivir el conjunto de la población.

Hay que romper la interdependencia Iglesia – Estado. Primero en lo económico: anular los fondos millonarios que el Estado otorga (y que pagamos todos), principalmente a la Iglesia Católica, en sueldos, jubilaciones, exenciones impositivas, becas, subsidios a escuelas y universidades. Se podría comenzar ya por cortar el chorro a la Fundación Conin, que recibe millones, para que Abel Albino diga disparates anticientíficos como los que habló sobre los preservativos en el Senado.

Si queremos continuar, en mejores condiciones,  la pelea por el aborto legal y por los derechos femeninos, por la escuela y la salud pública; frenar la intromisión religiosa en la vida civil, e incluso que haya una real libertad de cultos, hay que luchar por la separación entre Iglesia y Estado, por un Estado Laico.

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Escrito por pstu

6 agosto, 2018

Artículos relacionados

DEFENDAMOS LA RAMA INICIAL

DEFENDAMOS LA RAMA INICIAL

La Educación Pública en la provincia de Buenos Aires está viviendo una crisis fenomenal, como producto de años de fracasadas reformas educativas, sumado a la pandemia del Covid-19, la excusa que dio el marco perfecto para aplicar el brutal ajuste que tenían pendiente...

DEBATE SOBRE LA SOLIDARIDAD: SANTI MARATEA Y EL ROL DEL ESTADO

Los incendios forestales que se produjeron durante enero y febrero en la provincia de corrientes causaron la destrucción del 10% de la provincia causando la devastación de la flora y fauna de la zona. Mientras los focos de incendio iban creciendo (desde septiembre de...

SANTA CRUZ: MARCHA A 26 MESES DEL FEMICIDIO DE ZULMA MALVAR

SANTA CRUZ: MARCHA A 26 MESES DEL FEMICIDIO DE ZULMA MALVAR

Zulma, ginecóloga y obstetra reconocida en nuestra ciudad, fue hallada muerta en su casa el 18 de julio de 2018, con golpes y signos de ahorcamiento. Ante el estancamiento en la investigación de este femicidio, la comunidad marchó exigiendo que se aparte de la causa...