¡Las mujeres no somos objetos!

Escrito por pstu

2 marzo, 2017

Cuando hablamos de cosificación de la mujer nos referimos a considerar a una persona un objeto, una mujer deja de ser un ser humano, con todo lo que eso implica, y pasa a ser un objeto para el uso y disfrute de otro. Recordemos que los objetos, no son conscientes, no sienten, no sufren, y menos aún, deciden. Por tanto cuando hablamos de cosificación estamos hablando de deshumanizar, en este caso a la mujer por el género al que pertenece.
Existen muchos ejemplos donde como mujer somos consideradas de esa manera. Cuando nos utilizan de adorno en comerciales de bebidas alcohólicas o de autos, como un atractivo de diversión más, en programas de televisión, etc. Cuando no se nos atribuye nada, más allá que un cuerpo útil para el disfrute ajeno. Además de estos ejemplos tan difundidos y cotidianos también nos cosifican en nuestras relaciones amorosas, en relaciones laborales y es muy cansador. Vemos que es común que en las relaciones la mujer sea una pertenencia, sobre la que se decide cuándo sale, con quién (si es mujer su pareja “debe” ser un hombre) , qué es lo que hace en la casa, qué cocina, qué se pone, cuándo debe tener un hijo.

Cuántas veces nos tildan de “fáciles, trolas o putas”, por usar polleras cortas, por querer mostrar nuestro cuerpo. En el caso del “tetazo”, justamente hablamos de que la teta se cosifica para que otro la disfrute en la pantalla del televisor, en una publicidad o novela. Pero es “inmoral” cuando deseamos despojarnos libremente y tomar sol en una playa pública o amamantar en la calle mientras hacemos trámites.
Este problema, es un reflejo de la gran opresión que sufrimos por ser mujeres. Y quienes más nos vemos afectadas por ello somos las jóvenes. Que nos convertimos en objeto para el Estado, los patrones y la Iglesia, para las redes de trata, para los violadores, para los femicidas, para los que nos violan o asesinan como castigo a nuestra orientación sexual y somos víctimas constantes del acoso callejero.
En el caso de las extranjeras esto se exacerba. Muchas veces quienes venimos de otros países sufrimos opresión por dos, ya que pareciera que por nuestra condición somos ”más fáciles”.
Es preciso combatir estos prejuicios y comenzar a humanizar a las mujeres, en especial a las trabajadoras y a las jóvenes, por ello es necesario salir a la calle este 8 M contra la cosificación de nuestros cuerpos y contra toda opresión a la mujer.

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Escrito por pstu

2 marzo, 2017

Artículos relacionados

LA LUCHA DE LAS MUJERES: CONCLUSIONES Y DEBATES

LA LUCHA DE LAS MUJERES: CONCLUSIONES Y DEBATES

Llega diciembre y es casi una obligación sacar conclusiones. Desde estas páginas queremos echar un vistazo al último año y cómo la lucha por los derechos de las mujeres se desarrolló en el mismo.  Algunas cifras El pasado 25 de Noviembre, Día Internacional de la...

SOBRE EL ENCUENTRO PLURINACIONAL DE MUJERES Y DIVERSIDADES

SOBRE EL ENCUENTRO PLURINACIONAL DE MUJERES Y DIVERSIDADES

El Encuentro de octubre pasado fue multitudinario y lleno de expectativas de muchos sectores que fueron pensando que sería más amplio y profundo en sus debates, y menos burocrático que los anteriores, dirigidos por la CCC y con peso de la Iglesia. Lamentablemente nada...