No a la represión a los Mapuches por parte de las Petroleras

Escrito por pstu

9 mayo, 2015

Tirar una piedra es «Intento de Homicidio Simple»

Dijo la justicia de Neuquén tratándose de una indígena que resistió un desalojo compulsivo pedido por una petrolera.

La comunidad mapuche Winkul Newen, en Neuquén, resiste hace más de 15 años contra la apertura en su territorio de 40 nuevos pozos petroleros de la empresa Apache (vendida a Yacimientos del Sur, filial de YPF). Hay 9 pozos operando.

En diciembre de 2012 hubo un intento de desalojo de la comunidad, y terminó herida con una piedra una oficial de justicia. Por este hecho está procesados tres dirigentes mapuches, entre ellos Relmu Ñamku. En abril pasado, se reformularon los cargos como tentativa de homicidio en lugar de lesiones graves. La misma justicia que -de la mano del gobierno nacional y provincial- deja caer las causas por violencia de estancieros y petroleras hacia las comunidades mapuches, sin encontrar culpables. Así les dan todas las garantías jurídicas a las empresas petroleras para saquearnos.

En el marco de nuestra campaña contra la militarización de Santa Cruz; contra la persecución a los trabajadores y luchadores; por la unidad para enfrentar el plan de ajuste, entrega y represión del gobierno, apoyado por toda la oposición patronal, manifestamos:

¡No a la judicialización de la resistencia contra el avance petrolero!

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Escrito por pstu

9 mayo, 2015

Artículos relacionados

LA MATANZA: ¡TIERRA PARA VIVIR! ¡NO A LA REPRESIÓN!

LA MATANZA: ¡TIERRA PARA VIVIR! ¡NO A LA REPRESIÓN!

El derecho a la vivienda es un derecho inalienable de todos los trabajadores y la lucha por tierra para vivir es parte de la lucha de toda la clase trabajadora. Nuestra experiencia histórica nos enseñó que los derechos se conquistan peleando. Si falta comida, hay...

AÑO NUEVO, SUELDO VIEJO

AÑO NUEVO, SUELDO VIEJO

Hemos transitado todo un 2022 con dos problemas latentes: la inflación y por otro la carestía de vida ya que los salarios no alcanzan. Como siempre las patronales y el gobierno nos buscan ajustar a la clase trabajadora, ya sea ocupada, desocupada o jubilada. Porque si...