¡No a los bombardeos rusos en Siria!

Escrito por Juan Parodi

18 octubre, 2015

Rusia ha comenzado a bombardear Siria. A pesar de que estos ataques se anunciaron “contra el Estado Islámico”, las primeras bombas fueron lanzadas en zonas no controladas por este grupo, como la provincia de Homs, donde causaron una treintena de muertos. Se repite la misma situación que en Turquía, donde Erdogan ataca a los kurdos con la excusa de combatir al EI. Rusia lanza esta ofensiva para sostener a la dictadura de Assad, que también recibe apoyo de tropas de Hezbollah (Líbano).

La dictadura de Assad ahogó a sangre y fuego, al coste de cientos de miles de muertos y la destrucción del país, la revolución que estalló en 2011 demandando democracia, libertad y justicia social. El masivo exilio de refugiados que llegan a Europa es el producto de la guerra que desencadenó el régimen, y donde a medida que la movilización popular iba siendo aplastada, fuerzas reaccionarias como el Estado Islámico cobraron protagonismo.
Rechazamos la intervención rusa, cuyo principal objetivo es el sostenimiento de la dictadura oligárquica de Assad.
Por su parte, EEUU, que también bombardea Siria, está defendiendo una salida negociada con la dictadura. A cambio de la permanencia del régimen, Assad debería retirarse tranquilamente a un segundo plano. Es decir, la intervención de EEUU no tiene como objetivo apoyar las demandas populares, sino forzar una reforma cosmética del régimen que permita un nuevo gobierno sólido que estabilice la situación y resguarde a Israel y las monarquías del golfo, aliadas de EEUU. De hecho, recientemente EEUU firmó un histórico acuerdo de colaboración con Irán, otro de los principales sostenedores de Assad.
La Coalición Nacional Siria, el principal grupo opositor, centra su actividad en intentar convencer a las potencias imperialistas de la necesidad de intervenir en el país más decisivamente para forzar la salida del dictador, a pesar de que la posición de estos gobiernos siempre fue la de negociar con Assad.
Desde 2011, la revolución popular en Siria está cada vez más arrinconada entre fuerzas hostiles: la dictadura de Assad, el Estado Islámico y la intervención de las potencias extranjeras. Para completar el cuadro, buena parte de la izquierda mundial les dio la espalda, acrecentando más su aislamiento. Pero a pesar de todo, la revolución no ha desaparedido. En Siria, sigue habiendo movilizaciones e incluso avances militares, como la victoria en Kobane protagonizada por los kurdos en colaboración con brigadas “rebeldes”.
Esa es la base para una Siria libre y soberana: la unidad de las fuerzas militares que luchan contra Assad y el Estado Islámico, y dar el protagonismo en los territorios liberados al pueblo auto-organizado para satisfacer sus reivindicaciones democráticas y de justicia social.

¡No a los bombardeos rusos! ¡No a los bombardeos yanquis!
¡Por una Siria Libre; abajo Assad y el Estado Islámico!


¿Por qué Putin apoya a Assad?

Por Iván Razin (extracto)
Diciembre de 2013

Obama y Putin coinciden en la necesidad de poner fin a la revolución siria, pero la línea divisoria entre ellos pasa por el régimen sirio. Quien reina ahora en Siria es el régimen dictatorial que controla todo el terreno político y se apoya en un ejército totalmente dependiente de las armas rusas. Cualquier “liberalización política” (un debilitamiento del régimen ampliando las libertades “democrático- burguesas” y, más aún, su derrumbe y sustitución por un régimen parlamentario de los partidos políticos) significa la caída del papel político del ejército y el crecimiento imparable de las posibilidades para el imperialismo de participar directamente en el proceso político en Siria.
Mientras el régimen militar de Assad se mantenga en el poder con sus propios métodos de administrar el Estado, el régimen de Putin tendrá una ventaja que corresponde a la proporción de las armas rusas en el ejército sirio. Pero en el terreno de la “democracia burguesa”, donde la política se resuelve antes que todo por dinero (el terreno más natural y preferido para imperialismo) el régimen de Putin, económicamente débil, está condenado al fracaso político.
Putin es consciente de que el “parlamento democrático” iría a cuestionar, tarde o temprano, las compras de armas rusas y favorecer las de la OTAN. La dependencia estructural del ejército sirio de las armas rusas comenzaría a desaparecer. Ni hablar sobre la base naval militar.(…)
Pero no sólo Siria está cuestionada. La caída de Assad golpeará inevitablemente al régimen de los ayatolás en Irán, con el que Rusia también tiene “relaciones especiales” gracias a su confrontación con el imperialismo. Rusia garantiza el programa nuclear iraní al haber tomado este papel en lugar de las empresas norteamericanas y alemanas que no podían continuar el proyecto por las sanciones imperialistas. Estas mismas razones políticas condicionan los proyectos rusos en el terreno del gas, en Irán. Otra consecuencia importante sería el golpe para los flujos de armas rusas entre Corea del Norte, Irán, Siria, Hezbollah, Hamas, que garantizan también el peso político de Rusia.
En resumen, el régimen dictatorial de Assad es un puesto avanzado de Rusia en Siria, Siria lo es en Oriente Medio, y esta región es una de las más importantes del mundo. Con la caída del régimen de Assad, el régimen de Putin tiene miedo del efecto dominó.

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Escrito por Juan Parodi

18 octubre, 2015

Artículos relacionados