Nos quieren meter el ajuste con represión

Escrito por Nepo

12 marzo, 2016

CAMBIEMOS, el FPV y Massa no tienen diferencias 

Mientras Macri leía su discurso en el Congreso, en la calle la Gendarmería reprimía a los bancarios. En Santiago del Estero, una marcha de docentes protestando por sus salarios de miseria, fue brutalmente abatida por la policía provincial, dejando un saldo de heridos y detenidos. Sobre los trabajadores de Ricedal, que reclaman salarios adeudados y denuncian el vaciamiento de la empresa, pesa amenaza de un desalojo policial al acampe que realizan en la puerta de dicha fábrica. Y todo esto pasó solo en una semana.
La represión aumenta al compás de la crisis y el ajuste
Lejos de ser hechos aislados, estos tres casos muestran el avance de la represión en todos los niveles del Estado, coronada en el famoso “protocolo antipiquetes” anunciado hace semanas por la ministra Patricia Bullrich. Tales políticas se dan en medio de crecientes luchas obreras y populares ante los despidos, la inflación, las fallas y carencias en los servicios y necesidades básicas y un largo etcétera.
Ahora bien ¿qué lleva a los gobiernos al choque frontal con estas luchas, sabiendo el costo político que puede llegar a tener, que ha llevado en el pasado a la caída de presidentes? Sencillamente, porque no tienen alternativas. Porque actúan como si fueran empleados ejecutivos de las grandes empresas y los capitales extranjeros que quieren hacer pagar sus problemas económicos al pueblo trabajador a través de ajustes, inflación y desocupación; abaratando nuestros salarios para aumentar sus ganancias. Ya no les basta con frenar las luchas comprando a los dirigentes, como hacía Néstor: la crisis que ellos mismos causaron agota esas posibilidades. Esto hace que todos los sectores políticos patronales se unan en torno a estas políticas represivas. Todos, incluso el Frente para la Victoria

El doble discurso k al desnudo

Con los ojos puestos en las futuras elecciones, el Frente para la Victoria aprovecha la brutalidad de las políticas macristas para presentarse como alternativa política, como “resistencia”. Pero en los hechos, su política anula ese discurso. Justamente, en la mayoría de los casos son los propios gobernadores e intendentes k los que llevan adelante la política represiva del macrismo. Política represiva que, además, se basa en parte del legado k: la ley antiterrorista, el rearme de la Gendarmería, el espionaje a luchadores, etc.

Como parar la represión

El paro del 24 debía ser la inauguración del protocolo antipiquetes, la mayor novedad en materia represiva. Pero la fuerza de la unidad, con decenas de miles de manifestantes marchando en el centro de Buenos Aires, obligó al gobierno a retroceder, propinándole una derrota política inicial.
Eso nos demuestra cuál es el camino. No se derrotará a la represión en las bancas del Congreso, ni de la mano de otros partidos igual de represores, sino con la unidad y la lucha de los trabajadores y el pueblo. Hasta ahora, los golpes que el Gobierno pudo dar fueron a luchas aisladas, o frenadas por sus direcciones para dar paso a negociaciones sin salida.
Solo podemos confiar en nuestras propias fuerzas para derrotar la represión y el ajuste. Ellos siguen siendo más débiles que nosotros. Su única ventaja es la unidad, unidad con la que nos mantienen divididos. Debemos superar esas divisiones, rodeando de solidaridad cada lucha, y uniendo cada conflicto para cercar al Gobierno y a los falsos opositores

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Escrito por Nepo

12 marzo, 2016

Artículos relacionados

CON AJUSTE NO HAY PAZ SOCIAL

CON AJUSTE NO HAY PAZ SOCIAL

Desde el pedido de condena a Cristina Fernández de Kirchner (CFK) por parte del fiscal Diego  Luciani, la figura de la Vicepresidenta se ubicó en el centro de la escena política nacional. Con el atentado del jueves 1º esto aumentó exponencialmente. El oficialismo que...

JUICIO A CRISTINA: ¿PERSECUCIÓN POLÍTICA O CORRUPCIÓN?

JUICIO A CRISTINA: ¿PERSECUCIÓN POLÍTICA O CORRUPCIÓN?

Cristina Fernández viene sosteniendo que las distintas causas judiciales sobre corrupción en la obra pública en la provincia de Santa Cruz son parte en realidad de una persecución política sobre ella. Sería, según argumenta, un ejemplo de “lawfare” (1).   Es cierto...