Propuestas económicas: la deuda sagrada

Escrito por Eduardo Barragán

1 octubre, 2015

Para las posturas económicas de los candidatos burgueses, el presupuesto 2016, elevado por el kirchnerismo al Congreso nos sirve para asumir cual sería la propuesta de Daniel Scioli para el inicio de su gobierno.
El kirchnerismo-sciolismo propone que la deuda pública aumente durante el 2016 unos $247.500 millones (Unos U$S 23.400 millones). Producto de afrontar vencimientos de deuda por U$S 68.000 millones tomando nueva deuda por U$S 91.400 millones. Es decir, los compromisos que vencen se refinancian  con nuevas obligaciones que originan deuda adicional, la que incluye los intereses usurarios. Una deuda perpetua nunca revisada. Si bien no asigna reservas para el pago a los Fondos Buitre, faculta especialmente al Gobierno para apropiarse de recursos de otros destinos para su negociación.
En el 2014 la Deuda Pública aumentó U$S 19.000 millones y este año se preve incrementar  en $17.700 millones. Por lo tanto la Argentina no se está desendeudando. A fines del 2014 el total de deuda llegó a los U$S 250.000 millones sin contar las provinciales y municipales y empresas del estado. 1

¿Y  la oposición patronal macrista y massista?

Una pista la da el diario patronal La Nación que recientemente señaló: “Son más las coincidencias que las diferencias entre los equipos económicos de Mauricio Macri y sergio Massa. Levantar el cepo cambiario, bajar gradualmente la inflación a niveles de un dígito, eliminar las retenciones y desarrollar en el tiempo un plan de adecuación del gasto fiscal son todas propuestas que figuran en uno u otro bunker”.2 Traducido, un plan a la medida de las patronales del campo y las multinacionales.
Respecto a la Deuda Pública, y especialmente la Externa, Sergio Massa se cuida pero aseguró que “su eventual Gobierno saldrá a tomar deuda en el exterior para poder generar condiciones de financiamiento en el país”.3 Es decir más endeudamiento, pero no dice como hará para asistir a la colosal deuda que vence en los próximos años, cuando parte de ella es con el ANSES, cuando por otro lado asevera que a partir de enero 2016 le pagaría el 82% a los jubilados.
Bajo la gestión de Mauricio Macri, la ciudad de Buenos Aires cuadruplicó su deuda. Entre 2008 y 2014 los pasivos porteños pasaron de 501 a 2138 millones de dólares.  Endeudamiento que trepó del 1% del Producto Bruto de CABA  hasta el 9% a lo largo de seis años4 Un antecedente preocupante si lo proyectamos a nuestra economía nacional, cuando el macrista no tiene ningún reparo en defender el pago de deudas externas corruptas y arrodillarse ante fondos buitre para un supuesa reinserción internacional.
La economía está ligada a las relaciones capitalistas internacionales. Los tres principales candidatos burgueses coinciden en mejorar las relaciones con Estados Unidos. Para el diario La Nación, con matices diferentes, “los equipos de política exterior de Mauricio Macri , Sergio Massa y Daniel Scioli coinciden en que habrá una “nueva etapa” del vínculo con Washington, alejado de la tensión que vivió Cristina Kirchner con Barack Obama”. Es decir, hacer buena letra ante el amo imperialista.

Notas
(1) Lic. Héctor Giuliano – MECON -26-09-2015
(2) Diario La Nación – 05-09-2015
(3) Diario Clarín – 11-09-2015
(4) Agepeba – 18-02-2015

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Escrito por Eduardo Barragán

1 octubre, 2015

Artículos relacionados

CON AJUSTE NO HAY PAZ SOCIAL

CON AJUSTE NO HAY PAZ SOCIAL

Desde el pedido de condena a Cristina Fernández de Kirchner (CFK) por parte del fiscal Diego  Luciani, la figura de la Vicepresidenta se ubicó en el centro de la escena política nacional. Con el atentado del jueves 1º esto aumentó exponencialmente. El oficialismo que...

JUICIO A CRISTINA: ¿PERSECUCIÓN POLÍTICA O CORRUPCIÓN?

JUICIO A CRISTINA: ¿PERSECUCIÓN POLÍTICA O CORRUPCIÓN?

Cristina Fernández viene sosteniendo que las distintas causas judiciales sobre corrupción en la obra pública en la provincia de Santa Cruz son parte en realidad de una persecución política sobre ella. Sería, según argumenta, un ejemplo de “lawfare” (1).   Es cierto...