Scioli y Macri

Escrito por Rodrigo Peralta y Daniel Campos

9 mayo, 2015

Dos candidatos que van a intentar presentarse como antagonistas y diferentes, no pueden ser más parecidos. Scioli intentará presentarse como garante del modelo de “inclusión” nacional y popular, de la Argentina de la Producción y el Trabajo, capaz de darle continuidad al “Proyecto” de Cristina, que hará alianzas con La Cámpora, y sindicalistas. Enfrente estará Mauricio Macri, el millonario vinculado a las grandes empresas, y los banqueros, que intentará proyectarse como el garante de una “gestión honesta y eficiente” mostrando su gobierno en Ciudad de Buenos Aires como prueba de su proyecto. De ese modo Scioli intentará mostrarse como un candidato de Centroizquierda, y Macri buscará mostrarse como una figura de Centroderecha, buscando durante todo este año polarizar la elección.

¿Será cierto que estos candidatos representan modelos y propuestas diferentes? No es cierto porque defienden los mismos intereses. Macri está asociado al gran capital empresarial y financiero, cuestión de la que se jacta y no oculta, pero también Scioli lo está. Ninguno de los dos intentará cambiar la injusticia del pago de la deuda externa, tanto Macri como Scioli han emitido deuda en la Ciudad y en la Provincia y están atados a sus compromisos con entidades financieras. Ambos avanzaron en privatizar gradualmente tanto la educación como la salud, tercerizando servicios, precarizando los puestos de trabajo, y pagando salarios en negro. Tanto en la Ciudad como en la Provincia avanzó la desigualdad, con barrios y zonas para ricos como Devoto, Recoleta y Barrio Parque en la Ciudad donde habitan millonarios en sus mansiones mientras que en Lugano, y toda la zona sur de la Capital las villas son cada vez más grandes. Lo mismo en la Provincia donde la pobreza del conurbano contrasta con los countries y barrios cerrados para ricos.

Ambos hablan de inseguridad, pero la pobreza, los salarios de miseria y el desempleo son la base de inseguridad, tráfico de drogas, prostitución y en ambos casos tanto la policía de Macri, como la Bonaerense han dado muestras de efectividad a la hora de reprimir a quienes reclaman, pero de complicidad con quienes organizan el narcotráfico, las “cocinas de paco y cocaína”, y los robos organizados. Y como si todo esto no alcanzara, solo basta recordar que ambos surgieron a la política vinculados a uno de los políticos más nefastos de la historia: Carlos Menem.

Macri le debe al menemismo su obsceno enriquecimiento con el negocio de la basura en la Capital y luego en la presidencia de Boca Juniors en los ’90. Scioli era un motonauta que fue funcionario del menemismo en la misma década en que llovieron las privatizaciones y la desocupación. Una Argentina desigual, injusta, atada a las entidades financieras, privatizada y entregada al imperialismo es lo que nos espera con estos dos candidatos. Por eso, aunque se muestren diferentes, aunque uno pose de centroizquierda, y otro de centroderecha, aunque presionen para el voto al “mal menor”, debemos rechazar ambas candidaturas y votar a quienes realmente proponen un modelo diferente, los candidatos y luchadores obreros y populares del Frente de Izquierda y los Trabajadores.

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Escrito por Rodrigo Peralta y Daniel Campos

9 mayo, 2015

Artículos relacionados

LA MATANZA: ¡TIERRA PARA VIVIR! ¡NO A LA REPRESIÓN!

LA MATANZA: ¡TIERRA PARA VIVIR! ¡NO A LA REPRESIÓN!

El derecho a la vivienda es un derecho inalienable de todos los trabajadores y la lucha por tierra para vivir es parte de la lucha de toda la clase trabajadora. Nuestra experiencia histórica nos enseñó que los derechos se conquistan peleando. Si falta comida, hay...

AÑO NUEVO, SUELDO VIEJO

AÑO NUEVO, SUELDO VIEJO

Hemos transitado todo un 2022 con dos problemas latentes: la inflación y por otro la carestía de vida ya que los salarios no alcanzan. Como siempre las patronales y el gobierno nos buscan ajustar a la clase trabajadora, ya sea ocupada, desocupada o jubilada. Porque si...